Escucha esta nota aquí

El presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Pablo Ramos, reveló anoche que el directorio del ente emisor fue el que autorizó la compra de tres bonos al tesoro de El Salvador (nación en crisis) por $us 191 millones con recursos de las Reservas Internacionales Netas (RIN) en la gestión 2016.

Sin embargo, aseguró que está plenamente garantizada por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), que tiene una de las mayores y más confiables calificaciones de riesgo.
En horas de la mañana, el senador Óscar Ortiz (UD) advirtió que el país está en riesgo de perder esos recursos provenientes de las RIN, pues esa nación atraviesa por dificultades financieras, por lo que anunció acciones legales en contra de los responsables. Dijo que convocará al presidente del BCB a presentar un informe oral al Senado.

Ramos explicó que la operación con las letras de El Salvador es una de las más rentables que hizo la entidad monetaria en los últimos años, tomando en cuenta que establece una ganancia por intereses, para Bolivia, de 3.340.000 dólares, a corto plazo.

El ejecutivo del ente emisor indicó que esa operación se hizo cumpliendo todas las normas legales que rigen al BCB en la colocación de sus inversiones, como la ley 1670, que en su artículo 1670 faculta al ente emisor a realizar ese tipo de colocaciones.

Además, señaló que en noviembre de 2016 el directorio del BCB autorizó a su presidente a suscribir un contrato ‘incondicional e irrevocable’ con el BCIE para garantizar las letras adquiridas a El Salvador.

Oposición ve peligros

Según la documentación a la que accedió Ortiz, mientras el reglamento boliviano de inversiones de las RIN requiere una colocación mínima de “A”, El Salvador tenía en diciembre de 2016 una calificación inferior, por lo que el directorio del BCB no solo incurrió en una acción irresponsable al invertir las RIN en un país con graves peligros de incumplimiento de pago, sino que también puede ser procesado por violar la normativa legal boliviana.

Peor aún, en fecha 10 de abril de 2017, la agencia calificadora de riesgos FITCH Ratings, ha declarado a El Salvador en default por incumplimiento de sus obligaciones, calificando las perspectivas de su capacidad de pago como negativas, lo cual significa que esa nación puede dejar de pagar a sus acreedores internacionales, afectando al país que corre el riesgo de perder los $us 191,2 millones
prestados.

“El problema está en qué momento se compran estas acciones. Mintieron al pueblo boliviano sobre la compra de las letras del tesoro de El Salvador; segundo, El Salvador no cumple, no cumplía, ni cumplirá las normas de seguridad que garantiza la recuperabilidad de las inversiones; y tercero, porque según las noticias internacionales El Salvador empezó con el incumplimiento de sus pagos, lo que significa que Bolivia está en riesgo de recuperar estos recursos", dijo Ortiz 

Comentarios