Escucha esta nota aquí

Eduardo vive en la zona norte de la ciudad, sexto anillo, y por las noches volver a su casa desde su trabajo por el Parque Urbano, primer anillo, es un calvario, por lo que desde hace tres semanas optó por comprarse una bicicleta urbana en Bs 1.500, así como él muchas personas optaron por este medio de transporte moviendo el tablero en cuanto a la importación y ventas de bicicletas.

Sin embargo, esta mayor demanda tiene diferentes lecturas de las empresas importadoras y comercializadoras. Para Erika Suárez, jefa de ventas de la importadora Becar-Impor Export que es la representante en Bolivia de la marca española Orbea, la demanda de productos de media y alta gama durante la cuarentena ha puesto en aprietos a la firma que se ha quedado sin stock.

Suárez explicó que si bien el grueso de la demanda son productos de baja gama que se venden en los mercados, hay un importante segmento del público que tiene la experiencia del último paro cívico que compró productos baratos y que al mes tuvieron que desecharlos por la baja calidad y cambiarlo por uno de media o alta gama, debido a ello las ventas aumentaron, por lo que están esperando nuevos productos que estarán disponibles desde octubre.

En Becar-Import Export hay bicicletas a partir de los Bs 2.100 en adelante, costos que de acuerdo con Suárez permite competir y estar a la altura de la actual demanda del mercado.

Al respecto, Nicolás Ric, propietarios de la empresa importadora de bicicletas Ciclomundo, sostuvo que el incremento de la demanda es una realidad, pero que la misma está fuera del segmento del público con el que trabaja, por lo que considera que las ventas se han mantenido estables y  si hay una tendencia a una mayor comercialización, en su caso se ve frenada debido a que la oferta es menor debido a que recién las fábricas de las marcas que ofrece están en plena producción y deben responder a los pedidos de diferentes países.

Ric hizo notar que en la actualidad el predominio es de los precios bajos debido a que las personas tienen un menor poder adquisitivo y buscan bicicletas económicas algo que en Ciclomundo no se da ya que las gamas más baratas cuestan a partir de los $us 500 en adelante.

Para Yuridia Rocha, de la importadora y comercializadora de bicicletas Hiplus, la necesidad de estar vigentes los obligó a adaptarse a las actuales circunstancias y a ofrecer bicicletas desde los Bs 2.100 y seguir manteniendo sus productos de media gama a partir de los $us 1.000 y los de alta gama a partir de los $us 3.500.

Rocha remarcó que no se puede desconocer a este nuevo público que busca productos más económicos y no tanta calidad, por lo que se han adaptado y registrado un incremento de sus ventas a pesar de la crisis sanitaria.

Leve caída de las importaciones

Desde el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), indicó que hasta el primer semestre de 2020 se importó bicicletas por un valor de $us 2,2 millones, mientras que en similar periodo las importaciones en 2019 tuvieron un valor de $us 2,5 millones (un 10% más). Al primer semestre de 2018 las compras externas llegaron a los $us 3 millones.

Lo que sí se mantiene inalterable desde 2015 es el predominio chino a la hora de importar las bicicletas, pues en 2015 se importó de ese país un valor de $us 5 millones, en 2016 por $us 5,2 millones, en 2017 por $us 6,8 millones, en 2018 se pagó al mercado chino $us 7,8 millones y el año pasado bajó a $us 6,5 millones y en lo que va del primer semestre de 2020 ya se desembolsó más de $us 2 millones.

El segundo país al que se recurría para la compra de bicicletas era Taiwán. En 2018 se destinó a ese mercado $us 146.000 y el año pasado $us 123.000. Sin embargo, a junio de la presente gestión las preferencias de los bolivianos cambiaron y luego de China se impuso EEUU con $us 88.000, le sigue Brasil con $us 49.000, mientras de Taiwán se importaron bicicletas por $us 36.000 hasta el primer semestre.