Escucha esta nota aquí

El 92% de los créditos otorgados por las entidades multilaterales se debe pagar al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a CAF-Banco de desarrollo de América Latina y al Banco Mundial (BM).

De acuerdo con los datos del Banco Central de Bolivia, a mayo de esta gestión, de los $us 7.529 millones que se deben a los organismos multilaterales, al BID se le adeuda $us 3.354 millones, a la CAF, $us 2.599 millones; mientras que al BM, $us 941 millones.

Al respecto, el economista Germán Molina explicó que la cartera de los organismos financiadores multilaterales es diversificada y está constituida por los aportes de los países miembros, bonos, acciones y otros instrumentos financieros. “Con respecto a nuestros principales acreedores, durante varios años se mantiene inalterable: multilaterales con una participación de un 66,7%, bilaterales con un 13,1% de participación, privados con un 0,4%, que hacen un total del 80% que corresponde a préstamos. Por títulos de deuda (deuda soberana), FMI y otros representan un 20%”, explicó Molina.

El analista puntualizó que el BID y la CAF son los principales acreedores de organismos multilaterales que representan un 30% y 23%; respectivamente, del total del saldo de la deuda externa.

Mientras que, Juan Pablo Suárez, vicepresidente del Colegio de Economistas de Santa Cruz, sostuvo que durante la cuarentena, el Gobierno gestionó créditos con CAF, BID, FMI, Fonplata y la Agencia Francesa de Crédito, de éstos, los préstamos con los primeros tres fueron aprobados por estas instituciones multilaterales, pero no fueron autorizados por la Asamblea Legislativa.

Préstamos bilaterales

Hasta el quinto mes de 2020, la deuda global bilateral fue de $us 1.466 millones, de los cuales, un 70% ($us 1.028 millones) se tiene que pagar a China, mientras que un 20% ($us 294,1 millones) se debe pagar a Francia y un 4,4% ($us 65 millones) a Alemania, según reportes del BCB. Si se toma en cuenta la deuda total externa que suma $us 11.294 millones, China tiene una participación del 9,1% y Francia se queda con el 2,6%.

Un aspecto que, de acuerdo con el investigador José Luis Espada, no hace la diferencia en el desempeño económico del país, pues si se quiere tener una mayor liquidez, el Gobierno debe trabajar a mediano plazo en la deuda multilateral, que le significa al país una fuerte erogación para cumplir con el pago del capital y de los intereses.