Escucha esta nota aquí

La compañía de información financiera Bloomberg alertó en un reporte que las reservas internacionales de Bolivia se desplomaron en las últimas semanas debido a que compañías y residentes locales adinerados han comprado dólares y han sacado dinero del país después de que el movimiento socialista regresara al poder.  

Pero mediante una nota de prensa el Banco Central de Bolivia (BCB) admitió un incremento considerable en la demanda de dólares por “las expectativas del periodo electoral, exacerbadas por la desinformación de las autoridades transitorias” del Gobierno saliente.

Este aspecto se corrigió gradualmente y en la actualidad la demanda se normalizó”, asegura la nota.

Asimismo, el reporte de Bloomberg señala que las reservas cayeron a un mínimo de 13 años de $us 5.100 millones el 20 de noviembre, una reducción de $us 1.300 millones desde fines de septiembre, según datos del banco central. El banco señala que la contracción fue un fenómeno temporal relacionado con las elecciones de octubre, y que la demanda de dólares ha vuelto a la normalidad después de eso.

Pero en la nota institucional el ente regulador señala que, hasta el 25 de noviembre de 2020, las Reservas Internacionales Netas (RIN) llegaron a $us5.393 millones, saldo que permite cubrir más de siete meses de importación de bienes y servicios, mayor al umbral internacional referencial de tres meses.

El medio destacó  que Luis Arce desafió las encuestas para ganar con una aplastante victoria en las elecciones del 18 de octubre, y se ha comprometido a implementar un impuesto a la riqueza a los ciudadanos más adinerados.

Para su reporte Bloomberg recogió las impresiones de Napoleón Pacheco, economista que da clases en la Universidad Mayor de San Andrés, en La Paz.

El experto aseguró al medio internacional que parte del éxodo de capitales probablemente fue provocado por los planes del impuesto a la riqueza.

La victoria de Arce y el anuncio del impuesto a la riqueza “conformaron un cuadro de incertidumbre y de temor entre las personas que seguramente tenían ahorros importantes y obviamente decidieron sacar su dinero fuera del país”, dijo Pacheco a Bloomberg.

No solo personas adineradas con cuentas en bancos extranjeros han enviado dinero fuera del país, sino que personas de clase media con ahorros más pequeños también están retirando sumas más pequeñas en dólares del sistema financiero, indicó Pacheco.

Existe confusión sobre quién pagará el impuesto a la riqueza, o bajo qué condiciones, y esto ha amplificado el miedo y la incertidumbre, señaló.

Nerviosismo por las elecciones

La caída “particularmente pronunciada” de las reservas en las últimas semanas “probablemente se deba a los nervios en torno a las elecciones”, dijo el analista de Fitch Ratings, Todd Martínez.

Una reducción similar ocurrió en las elecciones anteriores, en 2019, que provocó disturbios generalizados y acusaciones de fraude.

Cuando los bolivianos envían dinero al extranjero, sus bancos compran los dólares al Banco Central, lo que hace que las reservas disminuyan. Pero la recuperación de la economía frente a la pandemia también contribuye a la caída de las reservas, según Martínez.

En parte, era previsible una disminución renovada de las reservas extranjeras de Bolivia, ya que las importaciones se están recuperando después del confinamiento, pero las exportaciones lo están haciendo más lentamente, en gran parte debido a los aún bajos precios del gas”, señaló.

Por el momento, Wall Street, según el reporte, no parece compartir el nerviosismo por la victoria de Arce. 

El rendimiento adicional que los inversionistas exigen para mantener la deuda soberana de Bolivia sobre los títulos del Tesoro de Estados Unidos cayó a 5,2 puntos porcentuales la semana pasada, lo que se compara con los 6 puntos porcentuales previo a las elecciones, según datos compilados por JPMorgan.

Comentarios