Escucha esta nota aquí

POR:  VOZDEAMERICA/EXPANSION

Los sistemas existentes para monitorear las deudas soberanas de los países más pobres son inadecuados y enmascaran las deudas ocultas, por lo que es probable que deban mucho más que los niveles récord estimados actualmente, dijo la economista jefe del Banco Mundial, Carmen Reinhart.

El banco multilateral de desarrollo publicó la primera evaluación integral de los sistemas de vigilancia de la deuda global y nacional, diciendo que encontró ‘brechas masivas’ en la capacidad de registrar cuánto debe cada país y a quién.

El mosaico actual de bases de datos, con diferentes estándares y definiciones, implica que las estimaciones de deuda podrían estar desviadas hasta en un 30% del producto interno bruto de un país, según el informe, que destacó que el 40% de los países de bajos ingresos no había publicado datos sobre su deuda soberana durante más de dos años.

El Banco Mundial, crítico desde hace tiempo de las prácticas crediticias de China, el mayor acreedor del mundo, dijo el mes pasado que la carga de la deuda de los países de bajos ingresos subió un 12%, a un récord de $us 860.000 millones en 2020, y pidió esfuerzos integrales para ayudar a los países de ingresos bajos y medianos a alcanzar niveles de deuda más sostenibles.

Reinhart dijo a que la cifra real podría ser “notablemente mayor” e indicó que el nuevo estudio subrayó la necesidad de hacer reformas para garantizar mejores estadísticas de deuda, una recopilación de datos coordinada y sistemas integrados de gestión de deuda. Asimismo, afirmó que la naturaleza opaca de muchos contratos de deuda y la completa falta de participación del sector privado en una iniciativa de alivio de la deuda del G-20 enturbian las perspectivas de los esfuerzos de reestructuración de la deuda para los países de ingresos bajos y medianos.

La entidad estima que el 12% de los países de bajos ingresos ya está endeudado y el 44% corre un alto riesgo de llegar allí.

Bancos centrales en la mira

Los bancos centrales también están utilizando herramientas de política monetaria, tales como acuerdos de recompra y swaps, a fin de facilitar la deuda pública externa. Sin embargo, no está claramente identificada en sus balances ni surge de las bases de datos de las instituciones financieras internacionales.

El 41% de las economías más pobres utiliza subastas de mercado como el principal canal para emitir deuda interna y divulgan información irregular a los inversionistas, de acuerdo con el informe, lo que revela la falta de transparencia en este renglón.

La transparencia de deuda es un paso fundamental del proceso de desarrollo de los países, pues facilita nuevas inversiones, mejora la rendición de cuentas y ayuda a reducir la corrupción, asegura el organismo. “El Sistema de Notificación de la Deuda global del Banco Mundial sigue siendo la única fuente más importante de información verificable”, indican.

Comentarios