Escucha esta nota aquí

La ‘cicatriz’ del cese de operación de Boliviana de Aviación (BoA), tras cuatro meses de inactividad por causa de la cuarentena para contener la pandemia del coronavirus, dejó un balance negativo que se traduce en $us 80 millones que dejó de percibir la estatal, en comparación con la pasada gestión.

Otra consecuencia negativa, según dieron cuenta desde la empresa, es la deuda acumulada por valor de $us 30 millones que corresponden a obligaciones pendientes por alquiler de aeronaves, arrendamiento de motores y componentes de aviación, servicios de aeronavegación, salarios al personal y reparación y compra de repuestos.  

En cuanto al escenario pospandemia, desde BoA afirman que considerando un escenario de prevención y contención del Covid-19, elaboraron y presentaron un plan de reactivación que fue aprobado por las autoridades respectivas y que incluye la readecuación operativa, reestructuración empresarial-reducción de costos y la generación de condiciones e incentivos a la operación.

Actualmente, la aerolínea trabaja en la gestión de recursos para acceder a un financiamiento, sin descuidar escenarios de nuevas y mejores condiciones para la industria aérea del país. En este capítulo, relievan la promulgación del Decreto Supremo 4272 que permite el abastecimiento de combustible -jet fuel- nacional en operaciones internacionales con un valor de $us 1,51 Gl, menor a los $us 3,62 Gl vigentes.

En la presente semana, el viceministro de Transporte, Julio Linares, afirmó que trabajan en un proyecto de ley para acceder a $us 25 millones del Fondo para la Revolución Industrial Productiva (Finpro) para emplearlos en el plan de salvataje de la aerolínea estatal BoA.

La operación es parte de la segunda fase del plan de salvataje presentado por los directores de la aerolínea y aprobado por el Órgano Ejecutivo. La primera fase se ejecutó con la inyección de capital, por valor de Bs 30 millones, para que la empresa cumpla con obligaciones pendientes a ‘cortísimo plazo’ con proveedores por alquiler de aviones, pago de servicios y pago de salarios al personal de la empresa. Según Linares, el monto definido en el plan de rescate de BoA, para los próximos dos años, es de $us 50 millones.

Bioseguridad en el servicio

Sobre las quejas de pasajeros y denuncias publicadas en redes sociales en sentido de que BoA vulnera los procedimientos de bioseguridad en el transporte aéreo de pasajeros, desde la estatal mencionan que cumplen con todos los protocolos de bioseguridad establecidos por las diferentes instituciones nacionales e internacionales de regulación para el transporte de pasajeros, desde la OACI y la DGAC.

“Se tiene establecido que el riesgo de transmisión por Covid-19 de un pasajero a otro pasajero a bordo de la aeronave es bajo. Nuestras aeronaves cuentan con filtros HEPA que minimizan la posibilidad de que un contaminante se propague dentro de la cabina, renovando todo el aire cada dos minutos y 40 segundos”, explican desde la aerolínea.

Denotan, además, que realizan una limpieza y desinfección de las aeronaves en todos los vuelos, tanto en cabina de pasajeros como en el exterior de los aviones.

Comentarios