Escucha esta nota aquí

La empresa estatal Boliviana de Aviación (BoA), espera el desembolso de un segundo crédito de $us 24,8 millones que ya habría sido aprobado mediante un decreto por el anterior Gobierno y que dichos recursos serían para la reestructuración, en lo administrativo y operacional, de la compañía que debe hacer frente al pago por el alquiler de 17 aeronaves.

Eduardo Scott, gerente general de BoA, precisó que el alquiler de 17 aviones le demandan a la empresa mensualmente $us 4,5 millones

También dijo que por la actual coyuntura acordaron con los arrendatarios, un congelamiento en cobro por cinco meses, que empezó a tener vigencia desde abril.

Scott lamentó la vigencia de estos acuerdos de cobro, a los que los considera producto de una mala negociación y por ello cree que deben ser revisados, más ahora que BoA apenas está funcionando a un 15% de su capacidad, pues realiza vuelos cada cuatro meses a EEUU, España y Brasil y cada dos meses a Argentina.

Sobre los $us 24,8 millones, Scott detalló que es un dinero que proviene del crédito del Fondo para la Revolución Industrial Productiva (Finpro), que fue creado el 9 de abril de 2012 y que cuenta con unos $us 500 millones, producto de distintas donaciones y que, en principio, se lo tienen que usar para inversiones, pero que, debido a la actual situación, buscan el cambio de uso de estos recursos.

“Este crédito ya fue aprobado por decreto por el anterior Gobierno, pero ahora piden que sea una ley y aún no pasa al Gabinete para que este lo derive a la Asamblea”, observó Scott.

Sobre el tema, Julio Linares, viceministro de Transporte, indicó que están viendo, con los proveedores, la posibilidad de tener un equilibrio y pagar cierta parte de la deuda y así poder negociar el monto de los alquileres.