Escucha esta nota aquí

El sector exportador y la agroindustria informaron este lunes que, pese a que existe una regulación sobre los productos derivados de la soya como la harina solvente, el control no se ve reflejado en el costo de la canasta familiar.

La Cámara de Exportadores, Logística y Promoción de Inversiones de Santa Cruz (CADEX) y la Cámara Nacional de Industrias Oleaginosas de Bolivia (Caniob) brindaron una conferencia de prensa este lunes, en el que llamaron al Gobierno y a los productores a una mesa de diálogo y aseguraron que el sector oleaginoso siempre abasteció al mercado interno, generando excedentes para las exportaciones que aportan decididamente al desarrollo del país.

Desde hace una semana los productores de soya exigen la anulación de una banda de precios que regula el precio de la harina solvente de este grano, muy requerido por el sector pecuario. Pero por este control los agricultores pierden hasta 50 dólares por tonelada de grano entregada a la industria.

El descontento llevó a que los soyeros realicen un bloqueo de caminos, pero el sábado los productores dieron un cuarto intermedio para poder dialogar con el Gobierno. El sector plantea que la banda se aplique, durante el 2021, a los pecuarios pequeños y que el próximo año el Estado se encargue de subsidiar el producto.

La propuesta de ANAPO es apoyada por los exportadores y la agroindustria, porque beneficiará a los pequeños y medianos productores que no pueden trabajar con economías de escala.

Regulación

Ambas instituciones señalaron que la agroindustria oleaginosa está regulada. Con la banda de precios, definida por el Gobierno Nacional, resigna un precio de oportunidad que le brinda el mercado, bajo la premisa de que está en riesgo la seguridad alimentaria.

Sin embargo, observaron que pese a la rebaja generada a la harina solvente de soya por la banda de precios, ésta no se ve reflejada en la canasta familiar.

Además, advirtieron la existencia de un mercado negro, contrabando, agio y especulación, por gente inescrupulosa ajena a la cadena de la soya.

Esto desangra a la economía boliviana y debilita a los sectores que son pilares para la seguridad y soberanía alimentaria y la reactivación económica de Bolivia”, indicaron representantes de ambas instituciones.

Se tiene previsto que el día jueves, todo el sector productivo instale una mesa técnica de trabajo.

Comentarios