Escucha esta nota aquí

Cientos de comerciantes de las poblaciones fronterizas de los municipios de Quijarro, Puerto Suárez y San Matías cierran sus negocios y buscan migrar a ciudades como Santa Cruz, Cochabamba y La Paz en busca de mejores días. Lo cierto es que la devaluación del real brasileño impone su sello y marca la diferencia en la frontera. Mientras el Gobierno no se pronuncia sobre el pedido de esa región en declarar una zona económica especial (ZEE).


 A esa conclusión arribaron los representantes de las instituciones de esa región, empresarios, comerciantes y el burgomaestre de San Matías, Fabio Olivares.


Ligia Lewin de Céspedes, vocera del Comité Interinstitucional de Frontera (CIF), y el dirigente Óscar Álvarez informaron de que de 500 centros comerciales en Puerto Quijarro, apenas quedan 200. En el shopping de esa región, de 80 tiendas solo permanecen abiertas 12, siendo la situación insostenible, mucho más cuando el Gobierno aún no encara el proyecto Mutún ni aprueba la creación de ZEE.


Desde hace dos años el CIF viene realizando talleres y seminarios en los que se identificaron los problemas y las oportunidades de la provincia Germán Busch; se creó el Comité Impulsor conformado por las autoridades y se elaboró el documento Anteproyecto de ley para la creación de la ZEE; se socializó el programa y entregó la propuesta a los órganos Ejecutivo y Legislativo del Estado Plurinacional de Bolivia, etapa en la que se encuentran en la actualidad, pero no han recibido respuestas. Empero, alistan un encuentro regional el lunes 29 de mayo para definir acciones.

San Matías
El alcalde de San Matías, Fabio Olivares, reveló que la crisis se ha acentuado en su municipio y que la gente cada vez migra a las ciudades del eje central. Por ello se plegó a la demanda del CIF para que sea incorporada como zona económica especial y de esta manera pueda gozar de incentivos tributarios. 

Comentarios