Escucha esta nota aquí

La moneda brasileña pierde su valor rápidamente y genera un efecto comercial inverso en las poblaciones fronterizas de Puerto Quijarro y Puerto Suárez. Los productos del vecino país se abaratan y ahora son los bolivianos que cruzan la línea fronteriza para hacer compras.

Un dólar valía 2,60 reales a comienzos de este año. Ahora, un dólar equivale a 3,23 reales en el tipo de cambio comercial. Eso representa una baja de la divisa del 25% en dos meses y medio. La figura es peor si se considera que, hace unos años, un dólar equivalía a 1,60 reales. En Bolivia un real oscila entre Bs 2,1 y 2,7. Anteriormente oscilaba entre 2,9 y 3,5.

Por ejemplo, un bufé en un restaurante de Corumbá que antes costaba entre Bs 80 y 90, ahora se redujo a Bs 60. Una cerveza brasileña que costaba Bs 12 ahora se la compra en Bs 9, pero si se compra en una agencia o almacén llega a Bs 7.

Similar situación ocurre con otras mercancías (ropa, alimentos) que comienzan a abaratarse y ser internadas al país por la frontera de Puerto Quijarro y Puerto Suárez.

En el mercado internacional, los precios del azúcar de Brasil han bajado un 24% respecto a hace un año. El café ha caído un 29%, a 1,35 dólares por libra. La soya ha caído un 32% en los últimos 12 meses.
Entretanto, los librecambistas de Santa Cruz indicaron que la compraventa de real es irregular, pues hay mucha volatilidad de la moneda. Ayer, registraron dos variaciones.

Luis Saavedra, gerente de la casa de cambios Chiche Cambio S.R.L, dijo que los más afectados son los residentes brasileños, pues cada vez su moneda baja.

Cebec prevé abaratamiento
El Centro Boliviano de Economía (Cebec), dependiente de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco), asegura que en el caso de las importaciones desde el país vecino, estas representaron $us 1.653 millones en 2014. De ese total, los principales son insumos industriales y bienes de capital, especialmente agrícolas, por lo que el efecto será el abaratamiento de estas compras.

Según un informe de la agencia de noticias EFE, la economía brasileña está estancada y puede sufrir una contracción del 0,7% este año, según las últimas proyecciones del mercado financiero