Escucha esta nota aquí

La Corporación Andina de Fomento, Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y el Estado Plurinacional, suscribieron ayer, un convenio para la asignación de $us 3 millones de recursos no reembolsables para financiar la elaboración de estudios técnicos de preinversión logística, para el desarrollo del Corredor Ferroviario Bioceánico de Integración en el territorio boliviano.

El acuerdo fue suscrito entre el presidente de la CAF, Luis Carranza, la ministra de Planificación, Mariana Prado y el de Obras Públicas, Óscar Coca, para fortalecer el proyecto ferroviario que busca unir el Pacífico con el Atlántico.

“Este aporte de CAF no solo posibilitará llevar a cabo los estudios técnicos que permitirán a Bolivia completar la red de interconexión ferroviaria interna, sino que coadyuvará al desarrollo del proyecto de integración que hará del territorio boliviano el punto de conexión entre dos océanos”, manifestó Carranza.

“Permite soñar”

La ministra de Planificación, Mariana Prado, manifestó, durante el acto oficial de firma del acuerdo, que “este monto es para que nosotros podamos culminar algunos estudios para cerrar el corredor”. “Son estudios que nos permiten cumplir nuestro sueño. Esto permitirá que la carga boliviana y de la región, pueda llegar a otras latitudes”, manifestó.

Mientras que el ministro Óscar Coca señaló que cuando se haga realidad el corredor, no solo va a vincular a Brasil, Perú o Bolivia, sino que integrará nuestro propio país y a la región. “Va a permitir un flujo de mercancía de ida y vuelta con costos más bajos”, dijo.

Recordó que el corredor es la mejor opción con respecto de otros proyectos. Anunció que en mayo de 2020, se inaugurará el trazo Montero-Bulo Bulo.

El gerente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia, Javier Hinojosa, manifestó que sin duda, es un avance para la megaobra. “De concretarse este proyecto se cumplirá la vocación de Bolivia como engranaje vital de la logística de la región”, aseguró.

No obstante, el analista económico Rolando Morales, sin minimizar la importancia del proyecto, considera que la firma de un acuerdo en este mes, le hace sospechar que es parte de la campaña electoral. “La construcción de un tren entre dos océanos, tiene que partir del consenso entre Bolivia, Brasil y Perú. Pero este consenso no existe. Perú no está demasiado entusiasta y en Brasil no hay una decisión firme”, dijo.