Escucha esta nota aquí

En un estudio sobre el contrabando, Estado actual, análisis y propuestas para el sector de alimentos y bebidas, realizado por la Cámara de Comercio, Industria y Turismo de Santa Cruz (Cainco), se hace notar que uno de los factores, entre varios, que incentiva a la informalidad y por ende al contrabando es la actual carga tributaria.

Hugo Rodríguez, del Centro Boliviano de Estudios Económicos (Cebec), dependiente de la Cainco, explico que el actual entorno tributario es un incentivo para la informalidad e hizo foco en el Impuesto a las Transacciones (IT).

Rodríguez hizo notar que dicho impuesto para las actividades de baja rentabilidad, pero de alta rotación y comercialización como la de los alimentos, tiene una alta carga que afecta el ingreso de las personas que están en ese sector, por lo que las obligan a dejar la formalidad para pasar a la informalidad.

El analista propuso que un nuevo régimen tributario, para los comerciantes de alimentos, los gravámenes a pagar deberían ser el 13% de Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el 25% del Impuesto Sobre las Utilidades de las Empresas (IUE) y dejar sin efecto el IT.

Rodríguez preciso que es la informalidad que evade en pagos tributarios anuales alrededor de $us  2.267 millones y que la industria con $us 1.006 millones y el comercio con $us 931 millones serían los principales sectores para ampliar la base tributaria.

En el estudio también se hace notar que el aspecto institucional y legal, es el otro factor que se debe mejorar, para que lucha contra el contrabando sea integral, ordenada y eficaz.

Comentarios