Escucha esta nota aquí

La Asociación Boliviana de Aseguradoras (ABA) y la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco) rechazaron una disposición estatal que obliga a las empresas de seguros a mantener sus coberturas, pero sin realizar el cobro de primas.

Ambas instituciones enviaron por separado diferentes cartas a las entidades gubernamentales como el Ministerio de Economía y la Autoridad de Supervisión de Pensiones y Seguros (APS).

El 11 de enero de 2021, la APS emitió un instructivo que establece que "las entidades aseguradoras están obligadas a mantener vigente la cobertura del seguro que garantice el correspondiente pago de siniestros, por lo que deben cumplir ineludiblemente con la respectiva indemnización de los seguros contratados, sin efectuar requerimiento adicional de cobro alguno o sujetar su cumplimiento a términos que perjudiquen al asegurado”.

En su misiva a la APS, las compañías aseguradoras solicitan la revisión urgente de esta medida, porque “vulnera un principio universal del seguro, que para que un siniestro sea declarado como procedente y pagado, la aseguradora debe recibir primeramente la contraprestación del pago de la prima por parte del asegurado” como lo establece el artículo 1017 del Código de Comercio.

Al conminar a las aseguradoras nacionales a pagar los siniestros de las carteras subrogadas de las entidades financieras sin recibir el pago de las primas correspondientes, se pone en situación de grave riesgo al sector asegurador nacional con un potencial de afectación financiera sumamente agravada, sobretodo para las compañías de seguros personales, que podrían llegar a situaciones de insolvencia por la magnitud de las cifras involucradas”, señala la carta enviada por ABA.

$us 62,5 millones en siniestros

De acuerdo a información de ABA y la APS, la siniestralidad pagada al 31 de diciembre de 2020, llegó a $us 62,5 millones, mientras que la cifra estimada al 31 de diciembre de 2021, llegaría a un monto de $us 139,2 millones.

Este incremento de casi $us 77 millones, según ABA, corresponde al aumento de la siniestralidad del 124%, atribuible a los fallecimientos extraordinarios por la pandemia del Covid-19.

En la carta enviada por la Cainco al ministro de Economía, Marcelo Montenegro, la entidad señala que “esta situación es alarmante, puesto que las entidades aseguradoras tendrán que generar dicho monto con fondos propios, para hacer frente a la siniestralidad, siendo inviable para este sector”.

Por otro lado, desde ABA indicaron que la siniestralidad del Ramo de Desgravamen Hipotecario al cierre del 30 de septiembre del 2020, todavía tenía un escenario positivo con una siniestralidad pagada de $us 39,7 millones frente a $us 117,7 millones de primas.

Sin embargo, el problema ya venía gestándose en la línea de "siniestros por pagar" en la que el drástico incremento en el reporte de fallecidos se empezaba a registrar. Las cifras finales de cierre de la Gestión 2020 confirmaron la distorsión absoluta de la siniestralidad y el contundente impacto del Covid 19 en las compañías de seguros personales del país.

El impacto del diferimiento de créditos

En este sentido, la Cainco hizo notar que el hecho de conminar a las entidades aseguradoras a pagar los siniestros de carteras subrogadas en las entidades de intermediación financiera, sin recibir el pago de las primas correspondientes, pondrá al sector asegurador en una situación vulnerable, en especial a las compañías de seguros personales, quienes estarán bajo el riesgo de insolvencia por la magnitud de los pagos comprometidos.

En este contexto, ambas entidades plantean al Gobierno anular esta disposición y aprobar una nueva norma consensuada con las compañías aseguradoras y las entidades financieras.

Comentarios