Escucha esta nota aquí

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) deberá pagar una multa de $us 626.978 a Integración Energética Argentina (Ieasa) por incumplir los volúmenes acordados para la época de verano, que según el contrato suscrito en 2006 y cláusulas modificadas mediante cinco adendas, no debería bajar de 8 millones de metros cúbicos diarios (MMm3d).

Ese es el cálculo realizado en el país vecino, publicado este martes por el portal Energía On, del diario Río Negro, que califica una “pésima negociación” el pago de las penalidades por parte de Bolivia, que apenas alcanzaría para para comprar 458.680 m3 de gas natural, lo que representa un volumen para llenar 7.700 garrafas de 45 kilos.

De acuerdo con la publicación, las penalidades que Ieasa pactó con YPFB en 2010 (primera denda) haría que Argentina solo pueda comprar el 10% del gas no entregado. “Si bien lo habitual en un contrato de este tipo es que el DOP (Delivery or Pay) o penalidad, sea el equivalente al costo que al cliente le va a costar comprar ese gas de otro proveedor, y esto no sucede con el contrato entre Ieasa e YPFB, y en el balance final, la estatal argentina terminaría perdiendo nada menos que tres ceros”, relata el medio.

Si desde Ieasa se requiriera hoy compensar ese volumen, por ejemplo, con compras de gas natural licuado (GNL), afectadas por el contexto internacional que llevó a que el último cargamento comprado hace pocos días se pagara a 38 dólares el millón de BTU, se necesitarían $us 630,8 millones para adquirir ese mismo volumen. “Por suerte en este momento la demanda de la zona norte del país está abastecida porque sino, sería muy caro reemplazar el menor gas que está enviando Bolivia”, aseguró a Energía On, el director de Energy Consultants, Daniel Gerold.

Según el medio digital, el cambio de las penalidades en 2010 es muy desfavorable para Argentina, porque está obligada a comprar el 100% del gas previsto, pero si Bolivia entrega menos, la penalidad es de apenas el 15% del valor del gas no entregado. El contrato original de importación de gas, de 2006, imponía penalidades idénticas tanto si Ieasa retiraba menos gas que el marcado, como si YPFB inyectaba una menor cantidad.

El titular de Consilium Energy y exministro de Energía de Argentina, Juan José Aranguren, explicó a Energía On que “el contrato de importación de gas entre YPFB e Ieasa siempre estuvo mal, mal diseñado técnicamente porque faltó asesoramiento a Argentina que salió a comprar en 2006 por una urgencia, pero hizo un contrato a 20 años y con cambios que fueron peores”.

El Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), que controla las inyecciones en las redes argentinas, informó que desde el pasado 22 de octubre los volúmenes enviados por Bolivia se han ubicado por debajo de los 8 MMm3d, e incluso en días como el 23 de octubre se inyectaron solo 5,7 MMm3d y 6,8 el pasado 27 de octubre.

Caída de producción

En el transcurso del año, YPFB ha estado en el ojo de la tormenta, acusada de no poder sostener la producción de gas natural ante el declive de los megacampos como Sábalo y San Alberto, y Margarita en el plató de la producción, con poco tiempo para iniciar su declive según analistas del sector hidrocarburos.

Justamente YPFB atribuyó el problema con Ieasa a una caída de 2,5 MMm3d en uno de los pozos del campo Margarita. La petrolera estatal en un comunicado, reconoció que en las últimas semanas el envío de volúmenes de gas natural al mercado argentino había disminuido, esto a raíz de una falla operativa en uno de los pozos del campo Margarita, el MGR-X3ST, que es uno de los de mayor productividad en el país. “En este sentido, por prevención, se suspendió temporalmente la entrega asociada al pozo, que previamente al incidente, alcanzaba aproximadamente los 2,5 MMmcd”, precisó YPFB.

El comunicado añade que esta falla, notificada como un evento de fuerza mayor por el operador del campo (Repsol), puso en riesgo la operación del campo. “El equipo especializado de Repsol, en coordinación con YPFB, trabaja desde hace varias semanas para restablecer la producción del pozo MGR-X3ST y se espera reiniciar la entrega de volúmenes en el menor plazo posible. Se debe recordar que el suministro de gas está garantizado, así como el cumplimiento de las obligaciones contractuales”, indicó la estatal boliviana.

Comentarios