Escucha esta nota aquí

La Cámara Nacional de Comercio (CNC) pide prudencia en la toma de decisión respecto al pliego petitorio de la Central Obrera Boliviana (COB) que demanda un incremento salarial del 5%, tanto al haber básico como al mínimo nacional, para la presente gestión.

Respecto a la petición del ente sindical matriz de la clase trabajadora del país sobre el ajuste salarial, tanto al mínimo como al haber básico, el gerente general de la organización empresarial, Gustavo Jáuregui, cree que debe existir mucha prudencia en la decisión que se vaya asumir.

“No olvidemos que todavía los bolivianos estamos viviendo una crisis sanitaria y los efectos de la crisis económica”, afirmó Jáuregui, al insinuar que a la fecha las medidas asumidas por el Gobierno han sido insuficientes para alcanzar la reactivación de la economía y del empleo.

En la presente semana, la dirigencia de la Central Obrera Boliviana (COB) presentó su pliego petitorio al Gobierno  demandando un incremento salarial del 5%, tanto al haber básico como al mínimo nacional este año.

A nombre de la CNC, el ejecutivo cree que se debe promover un diálogo entre todos los sectores, trabajadores y empleadores, dirigido por el Gobierno, para  promover esas medidas económicas para generar la sostenibilidad de las actividades económicas en el país

“Eso nos va permitir tener certidumbre sobre las fuentes laborales actuales y posibilitar la generación de nuevos puestos de trabajo en la presente crisis”, anotó Jáuregui.

El secretario general de la Central Obrera Departamental (COD) Santa Cruz, Sósimo Paniagua, afirmó que la prudencia de la clase trabajadora está presente desde 2019 cuando aceptaron un ajuste del 3% al haber básico y un 4% al Salario Mínimo Nacional, y en 2020 renunciaron a un alza porque asumieron que la pandemia golpeó a las empresas del país.

“El pedido del 5%, tanto al haber básico como al mínimo nacional, para este año, es una forma de reconocer y ser conscientes de la crítica situación que afronta el empresariado nacional, dado que el pedido original era de un 10 y 15%. La flexibilización en los porcentajes es para garantizar la estabilidad laboral porque la pérdida adquisitiva de los salarios es sustancial y supera el 5%. No pedimos incremento, demandamos reposición a la pérdida adquisitiva del salario”, expresó Paniagua.

Comentarios