Escucha esta nota aquí

La Cámara Nacional de Comercio (CNC), destacó la prudencia del discurso del Primero de Mayo de la presidenta Jeanine Áñez, pronunciado este medio día, ya que el sector empresarial no considera oportuno hablar de ningún aumento salarial en este año afectado por la emergencia sanitaria provocado por el coronavirus.

Vemos muy prudente haber escuchado al sector empresarial en general y la posición de la CNC en particular, sobre lo inoportuno de hablar sobre un posible incremento salarial. Hoy, el mundo está viviendo una emergencia sanitaria por el Covid-19 que ha golpeado a la sociedad en su conjunto y ha desestabilizado la economía”, manifestó el gerente de la CNC, Gustavo Jáuregui.

Ideas claras

En su discurso, la primer mandataria no mencionó el aumento salarial, como ocurría cada año, cuando el Órgano Ejecutivo daba a conocer los porcentajes que beneficiaban al salario mínimo nacional y al haber básico.

“En este Primero de Mayo, tan marcado por la crisis del virus, quiero recordar junto a ustedes que este Gobierno tiene dos misiones: La salud de los bolivianos y la economía de las familias bolivianas. Seguiremos trabajando, con unidad, con fe y sin descanso por estas dos misiones. Mi homenaje a las trabajadoras y a los trabajadores de Bolivia”, declaró la Presidente.

Fuera de discusión

Jáuregui dijo que el tema del incremento salarial es un caso cerrado y fuera de discusión en esta delicada situación por la que atraviesa el país. Por el contrario, propuso que el sector empresarial y los trabajadores deben actuar de manera propositiva y responsable con la finalidad de generar certidumbre a las personas sobre la sostenibilidad y continuidad de sus fuentes laborales.

“Efectivamente es importante pensar, primero, en la salud de los bolivianos. Pero, paralelamente también sugerir las correctas medidas económicas de corto, mediano y largo plazo que se deberían implementar para atenuar el impacto de la recesión económica mundial en nuestra propia economía”, sostuvo.

Para ello, pidió trabajar en medidas estructurales y no superficiales que sustenten el futuro de la economía en el mediano y largo plazo. Y para eso, expresó que se deberá construir e implementar un plan de reactivación económica.