Escucha esta nota aquí

Por Walter Vásquez


La Confederación Nacional de Cañeros de Bolivia (Concabol) ratificó el inicio de un bloqueo hoy en el Puent de la Amistad (entre Portachuelo y Montero) luego de rechazar dos invitaciones a negociar por parte de autoridades de los ministerios de Desarrollo Productivo y Economía Plural y de Desarrollo Rural y Tierras. El sector pide una “respuesta directa” del presidente Luis Arce o del vicepresidente David Choquehuanca. 

“Necesitamos soluciones. Ya nos hemos reunido con los ministros y hasta el momento no han tenido la capacidad de darnos resultados. No hay ningún acuerdo, acta ni compromiso. Por eso acudimos al presidente o el vicepresidente para que concilien esta situación, que es desesperante para nosotros. En vez de estar trabajando, sembrando, nos hacen tomar estas medidas”, indicó el presidente de Concabol, Óscar Alberto Arnez.
El 24 de marzo, los ministros de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Néstor Huanca, y de Desarrollo Rural y Tierras, Remmy Gonzales, se reunieron con la directiva de la Concabol y con representantes de las uniones de cañeros Guabirá, Aguaí, Unagro y Bermejo, además de la Asociación Agropecuaria del Norte.

“Hemos coincidido en que habrá suficiente producto para garantizar el abastecimiento en el mercado interno y, por lo tanto, no hay ninguna necesidad de prohibir algún proceso de exportación”, informó el lunes Huanca en conferencia de prensa.

“Esa reunión solo fue un ‘saludo a la bandera’ y el viaje a La Paz fue en vano. Quisimos hacer un acta y nos dijeron que no, que después les ibamos a salir con que no han cumplido. Así, ¿qué respaldo tiene cualquier acuerdo?. Nos salimos y no tenemos ningún tipo de acuerdo”, sostuvo Alberto Arnez.
“Esperamos una respuesta directa del Presidente, del Vicepresidente o de un ministro que nos traiga un acuerdo firmado con los dos puntos abrobados. Esa es la petición del sector y no se levanta ninguna medida”, acotó. 

El sector iniciará a las 5:00 de hoy bloqueos en el Puente de la Amistad y la salida a Santa Cruz (zona Muyurina), en demanda de dos puntos. Primero, la reactivación económica de la producción cañera, a través de su inclusión plena al programa SíBolivia (de créditos flexibles con un interés anual fijo del 0,5%) o por medio de su acceso a un fideicomiso, recursos que les permitirán renovar los cultivos. “No nos han permitido ingresar. No sé si es por la cantidad de cañeros que somos o por qué. Una respuesta irónica del ministro Gonzáles es que ‘están reclamando los bancos’ y están presionando ellos para que no haya este crédito a la mayoría de los sectores”, contó Arnez.

El segundo punto es la liberación de las exportaciones. El 9 de marzo, a través del Decreto Supremo 4680, el Ejecutivo dispuso la regulación de las exportaciones de maíz, sorgo y azúcar por medio de certificados de abastecimiento interno.
Alberto recordó que en 2016 el Gobierno restringió también las exportaciones de azúcar, lo que hasta 2018 produjo la acumulación de un excedente de 5 millones de quintales.
“No nos permitieron exportar el 100% a todos y teníamos que vender el producto a precio de gallina muerta. Desde ese año, hemos ido perdiendo recursos”, sostuvo. 

Productores de azúcar -que pidieron la reserva de sus nombres- consideran que el Decreto 4680 no tiene razón de ser, porque Desarrollo Productivo recibe cada 15 días información de la cantidad de azúcar y alcohol que tienen los ingenios, así como de los precios de venta y los compradores, aparte de los inventarios físicos que hace en cada planta azucarera.
Además, “cuando sacaron el decreto, nos dijeron que nos iban a dar las autorizaciones en cuestión de horas. Con algunos cumplieron, pero con otros se tardan semanas”, afirmaron.

Esta demora causó que los camiones que transportan el producto fuera del país no puedan pasar la frontera, por el control que ejerce la Aduana, lo que provocó retrasos en las entregas, incremento de los costos de transporte y almacenamiento, y multas por parte de los compradores, poniéndose en riesgo los propios contratos de venta.
El lunes, Huanca detalló que la industria azucarera proyectó para este año una producción de 11,1 millones de quintales, de esa cantidad 9,2 millones de quintales cubrirán la demanda del mercado interno y 1,5 millones de quintales se quedarán como stock de seguridad en los ingenios, dejando el saldo de 400.000 quintales libres para salir al exterior. Esta información, indicó, fue transmitida el 24 de marzo a la dirigencia cañera.

Según los productores, las restricciones del Gobierno a las exportaciones de azúcar obedecen a que luego de una década el precio del producto en el mercado internacional está comenzando a aumentar, lo que ocasionará que el azúcar boliviano (más barato) sea contrabandeado a otros países.

Comentarios