Escucha esta nota aquí

En octubre de este año, a partir de la movilización social generada por la promulgación, y posterior derogación, de la ley 1386, los diferentes subsectores de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), en reunión de directorio, plantearon la necesidad de trabajar en una agenda productiva para 2022 ante un inminente nuevo año cargado de conflictos políticos y sociales, con posibles consecuencias negativas para la economía y la tan ansiada reactivación económica y productiva.

Por ello, se plantearon cuatro ejes de trabajo transversales a los 16 subsectores de la CAO, que fueron analizados, debatidos y trabajados en el Congreso Extraordinario del 16 de diciembre de 2021.

Los indicadores de empleo, exportaciones y aporte al PIB por el sector agropecuario muestran un desempeño muy favorable para la economía nacional en tiempos de crisis y pandemia. De 2019 a 2020 se incrementó el valor de las exportaciones de origen agropecuario, subió el aporte al PIB y también se incrementó la participación en la generación de empleos. Ante esta evidencia, se hace urgente un trabajo conjunto entre el sector público y privado uniendo esfuerzos para alcanzar grandes metas en beneficio de la población.

Para incrementar las exportaciones y el ingreso de divisas que tanto necesita el país, se debe llevar adelante una estrategia que incluya los protocolos fito y
zoosanitarios
, apertura de nuevos mercados con la participación del sector privado, institucionalización del Senasag y la reactivación de Puerto Busch.

En biotecnología se necesita el acceso a nuevos eventos para bajar costos, subir rendimientos, disminuir la aplicación de agroquímicos y dar seguridad a la población en el abastecimiento de carne de pollo, huevo, leche y carne de cerdo.

La CAO exige el cumplimento estricto de la normativa vigente con respecto al control del contrabando y, además, la aplicación de nuevas normativas que permitan combatir este ilícito en todo el territorio nacional incrementando las sanciones para todos los agentes que participen en el mismo.

En el campo agrario, se requiere de un trabajo coordinado con distintos niveles de autoridad como con el INRA departamental, nacional, ministerios y otras que tiene competencia en lo que se refiere a seguridad jurídica de la tierra. El desarrollo del sector depende de las inversiones que se realicen y se necesita contar con certidumbre para llevar adelante emprendimientos de gran magnitud.

Comentarios