Escucha esta nota aquí

Camiones cargados con toneladas de azúcar, motorizados que sobre sus estructura llevan los minerales que se extraen de los ‘socavones de angustias’ o fruta que se pudre en medio de una cola enorme de vehículos obstruidos por una muchedumbre que solo pide elecciones. Estas líneas, sin exagerar, describen la situación de los motorizados frenados con carga de exportación en los puntos de bloqueo.  

Desde hace una semana movimientos sociales, uno de ellos, los cocaleros afines al expresidente Evo Morales, mantienen bloqueadas las principales vías que interconectan el país y sirven de puente a los transportistas para sacar la oferta exportable de Bolivia al mundo.

De acuerdo con la Cámara de Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), la medida de presión cortó el flujo de carga desde los centros de producción a los puertos de ultramar.

Gonzalo Molina, presidente de la Caneb, señaló que, por ejemplo, la carga minera que debe salir por los puertos del Pacífico está frenada en las carreteras.

“La carga no está saliendo, no hay paso hacia el Pacífico”, señaló.

Lo mismo pasa con la producción frutícola del Chapare, que cada día que pasa en las carreteras sucumbe ante descomposición natural de las frutas al no llegar a su destino.

En esa línea, sostuvo que por octavo año el país se encamina a un déficit comercial.

A la fecha, según Molina, las exportaciones cayeron un 30% con relación a la gestión pasada.

El ministro de Desarrollo Productivo, Abel Martínez, informó que el bloqueo de carreteras, protagonizado por sectores sociales afines al Movimiento Al Socialismo (MAS), provocó la pérdida de Bs 700 millones.

Peligra cuota americana de azúcar

En este escenario álgido, debido a la convulsión social reinante en el país, Mariano Aguilera, presidente del Ingenio Azucarero Guabirá, señaló que, “por los bloqueos, esta industria tiene camiones varados con 800 toneladas de azúcar en Montero, Cochabamba y La Paz”.

Si no llegan en estos tres días hasta el puerto, el barco va a zarpar sin nuestra carga y no se podrá cumplir con la cuota americana, traduciéndose en grandes pérdidas para el sector”, dijo Aguilera.

El presidente de la Unión de Cañeros Guabirá, Alcides Córdova, expresó su preocupación por la carga retenida debido a los bloqueos en las carreteras principales de Bolivia, y aseguró que esto afecta los intereses del sector.

Desde la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) se demandó nuevamente a la clase política y a las autoridades del Estado, un acuerdo “que tenga como fundamentos el cumplimiento de la ley y el respeto a los derechos y garantías constitucionales”.

 “No podemos seguir en esta escalada suicida e irresponsable, sumando más conflictos a una situación que se torna incontrolable. Tenemos que volver al camino de la racionalidad y el respeto a la legalidad y, sobre todo, asumir que, ante la gravedad de esta situación, el país nos convoca a desprendernos de intereses particulares y políticos, y ponernos al lado de Bolivia”, señaló el comunicado de la CEPB.