Escucha esta nota aquí

Comenzaron las detenciones por el caso FMI. El Ministerio Público determinó ayer el arresto del exviceministro del Tesoro y Crédito Público, Carlos Schlink. La Fiscalía lo acusa de cometer cuatro delitos, dentro de las investigaciones que realiza por un crédito que tramitó el Gobierno de transición ante el organismo internacional en 2020.

En su gestión, la exautoridad denunció que el gobierno de Evo Morales sobregiró las cuentas del TGN, gastando los recursos de 590 entidades públicas, este hueco financiero fue de Bs 18.500 millones.

Su defensa denunció que su detención fue irregular dado que él no realizó ningún tipo de trámite para gestionar el préstamo.

Hay que recordar que durante la gestión de la exmandataria Jeanine Áñez, se solicitó un préstamo por $us 327 millones ante el organismo internacional, para cubrir los gastos sanitarios ocasionado por el colapso del sistema de salud debido a la expansión del coronavirus en el país.

Pero este préstamo fue rechazado por la Asamblea Legislativa - controlada por el Movimiento Al Socialismo (MAS)- al considerarlo ilegal y porque, según los legisladores, obligaba al país a seguir las disposiciones del organismo internacional; como la devaluación monetaria y un ajuste fiscal en las cuentas públicas.

Pero ese año, mediante una carta dirigida al Gobierno de transición, Alejandro Werner, director del departamento del hemisferio occidental del FMI explicó que Bolivia accedía al financiamiento sin ningún tipo de condiciones, ante las dudas surgidas del Congreso.

Una vez en el poder, el Gobierno del MAS decidió devolver los recursos entregados por el FMI.

Mediante un comunicado de prensa el Banco Central de Bolivia explicó que la principal razón para el reembolso era liberarse de las imposiciones “fiscales, financieras, cambiarias y monetarias”.

Pero el BCB nunca especificó las imposiciones del organismo.

Anoche, el fiscal Manuel Saavedra, informó que la declaración de la exautoridad se debió a una alerta migratoria que pesaba contra él, que se activó por una denuncia realizada por el BCB contra exautoridades por el caso FMI.

“Prestó su declaración en calidad de sindicado. Estamos en fase investigativa. Se analizará si amerita una acción cautelar”, dijo.

En marzo de este año, el ministro de Justicia, Iván Lima, anunció que activaría un proceso penal contra las exautoridades que gestionaron el préstamo.

Según la Fiscalía, el crédito fue ilegal y generó un daño económico al Estado por $us 24,3 millones.

Irregularidades

Adalia Zurita, abogada de la exautoridad, dijo a EL DEBER que el economista fue aprehendido injustamente tras prestar sus primeras declaraciones. Señaló que no “hay nada en contra de él porque no participó de la firma de convenios, decretos o resoluciones, menos tramitó el crédito ante el FMI”.

“Pero el fiscal lo aprehendió indicando que tuvo participación en esos actos. Por otro lado, se ha acreditado que tiene familia, trabajo y domicilio y el fiscal dice que no tiene”, reclamó.

El propio Schlink denunció que nunca fue notificado de su arraigo. Es más, dijo que se enteró que era investigado cuando se disponía a realizar un viaje de luna de miel a Punta Cana, que había planificado con cuatro meses de anticipación.

Tras permanecer detenido ocho horas fue liberado y citado para declarar ayer (28 de junio) a las 15:00 en La Paz. Después de declarar fue remitido a las celdas de la Felcc de La Paz.

Se tiene previsto que su audiencia cautelar se realice hoy martes. Por este caso la Fiscalía investiga a los exministros José Luis Parada, Óscar Ortiz y Branko Marinkovic.

Comentarios