Escucha esta nota aquí

Ante el golpe económico generado, principalmente, por la crisis del Covid-19, que generó una brecha de financiamiento, desde la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) instan a las organismos internacionales a dar soporte y  aumentar la disponibilidad de liquidez para cubrir las necesidades de fondo en los países. Observan que son necesarios para impulsar la reactivación económica y mitigar los efectos negativos de la pandemia

Según el informe de la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, la dinámica del crecimiento en 2021 no logrará compensar la caída observada en la actividad económica en 2020, tampoco revertir los aumentos en la pobreza y desigualdad. 

También cabe esperar una lenta recuperación de los niveles de empleo que no permitirá recuperar la fuerte pérdida en los niveles de ocupación ocurrida en 2020, siendo las mujeres las más afectadas con un retroceso de 10 años en su participación laboral. 

A su vez, la persistencia de la pandemia, las asimetrías en la disponibilidad de las vacunas, junto a ritmos de recuperación económica asincrónicos y divergentes, ponen un manto de incertidumbre sobre la velocidad y sostenibilidad de la recuperación económica.

En su explicación, Bárcena manifestó que el incremento generalizado del endeudamiento ha aumentado las necesidades de financiamiento en la región. Por ello es imprescindible que la cooperación internacional, a través del financiamiento para el desarrollo, apoye en ampliar el espacio fiscal de los países en el corto y mediano plazo. 

Ello pasa por la “ampliación y redistribución de la liquidez global, el alivio de la deuda, fortalecer la capacidad de crédito de la banca de desarrollo y el uso de instrumentos innovadores de financiamiento” señalo Bárcena.

Usted puede acceder a la presentación de Bárcena haciendo click aquí.

Sin embargo, ante la posibilidad de esta apertura y nuevas oportunidades, en Bolivia existe cierto recelo al trabajo en conjunto con organismos del exterior, tal es el ejemplo del rechazo que hubo hacia un crédito por valor de $us 327 millones que había otorgado el Fondo Monetario Internacional (FMI) al Gobierno transitorio. 

Este préstamos no fue aceptado y terminó siendo devuelto por la administración de Luis Arce, que incluso apunta a iniciar una investigación que está en concordancia con la recomendación de la Cepal.

En este sentido, se investiga al ex ministro de Economía, José Luis Parada por la presunta comisión de los delitos de resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes, conducta antieconómica e incumplimiento de deberes.  La denuncia también alcanza a la expresidenta constitucional, Jeanine Áñez, y el ex presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Guillermo Aponte Reyes Ortiz.



Medidas 

Ante esta situación la Cepal propuso cinco medidas de política para hacer frente a las necesidades y los problemas de deuda de la región y crear un marco idóneo para construir un futuro mejor. Estas medidas consisten en ampliar y redistribuir la liquidez desde los países desarrollados hacia los países en desarrollo; fortalecer la cooperación regional aumentando la capacidad de préstamo y respuesta de las instituciones financieras regionales, subregionales y nacionales, y estrechando los vínculos entre ellas. 

La Cepal también propuso llevar a cabo una reforma institucional de la arquitectura de la deuda multilateral; ampliar el conjunto de instrumentos innovadores destinados aumentar la capacidad de reembolso de la deuda y evitar el endeudamiento excesivo; e integrar las medidas de liquidez y de reducción de la deuda en una estrategia de financiamiento para el desarrollo. 

Comentarios