Escucha esta nota aquí

La soberanía alimentaria del país está en riesgo. Cerca de un millar de agricultores dejó de cultivar en los Valles cruceños, donde se produce la mayor cantidad de hortalizas, debido a que sus productos eran vendidos a un precio menor a sus costos.

Juanito Delgadillo, presidente de la Asociación de productores 21 de Abril de la provincia Florida, indicó que las hectáreas de cultivo en esa zona se redujeron de 24.000 a 20.000 y con altas probabilidades de continuar este descenso si no se pone un alto al contrabando de alimentos.

En la víspera, el Gobierno incrementó los gravámenes arancelarios para frenar el ingreso de alimentos que perjudiquen al sector productivo, pero los agropecuarios ven la medida como un paliativo que no resuelve el problema del contrabando y que con el tiempo se puede volver contraproducente.

El Decreto Supremo (DS) 4522 incrementa el Gravamen Arancelario (GA) en un 100% para la importación de papa, tomate, cebolla, manzana y frutilla. También modifica el GA para la leche en polvo, el cacao y carne de pollo.

Al respecto, el presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), Óscar Mario Justiniano, sostuvo que es una medida que busca dar respuesta a corto plazo en el problema del contrabando, pero de ninguna manera ataca o resuelve el problema estructural.

Justiniano considera que presionar con un mayor pago a los importadores formales puede resultar contraproducente e incentivar a la informalidad. A su criterio, la mejor manera de ayudar al aparato productivo nacional es reforzando los controles en frontera, bajar de 200.000 a 5.000 la Unidad de Fomento de Vivienda (UFV) para aplicar un castigo penal al contrabandista y municipalizar los controles de los productos en los mercados.

Similar criterio tuvo Édgar Sandoval, titular de la Federación de Productores Avícolas, al explicar que Bolivia no importa carne de pollo y su ingreso se da de manera ilegal desde Perú y Argentina.

Sandoval remarcó que el comercio ilegal debe ser combatido en las fronteras, en las carreteras y en los mercados y que el incremento del GA, no hace otra cosa que desincentivar la importación formal, aspecto que le hicieron notar a las autoridades gubernamentales encargadas de la lucha contra el contrabando.

Para Ibo Blazicevic, presidente de la Cámara Nacional de Industrias, como para Rolando Kempff, titular de la Cámara Nacional de Comercio, el DS 4522 no contribuirá de forma significativa la reducción del contrabando, pero sí puede ayudar a un determinado sector productivo y a la industria.

Ian Miranda, jefe de representaciones empresariales de la Cainco, señaló que la medida no fue consensuada con la industria e hizo notar que en el cacao del polvo alcalino, insumo que el país no produce, se usa para las chocolatadas y galletas; y por ello, no hace otras cosas que aumentar los costos de producción.

Proteger la industria nacional

De acuerdo con el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, el objetivo de este decreto es proteger la producción nacional de alimentos, recuperar el aparato productivo y sustituir la importación de alimentos.

El nuevo gravamen para verduras estará vigente hasta el 31 de agosto, mientras que para la leche en polvo, carne de pollo y cacao hasta el 31 de diciembre de 2021.

Comentarios