Escucha esta nota aquí

El movimiento cívico de Yacuiba, Bermejo y Villazón lleva adelante desde este lunes el bloqueo indefinido de los puentes vehiculares, que se conectan con la Argentina, exigiendo al gobierno central la generación de empleos y reactivación económica.

La medida de protesta se mantendrá hasta lograr la atención de las autoridades gubernamentales que, según los cívicos, mostraron poca voluntad política para atender sus demandas.

"No es solo la reapertura de la frontera, necesitamos la reactivación económica con generación de empleos y potenciamiento del sector productivo en las tres ciudades fronterizas que viven la misma realidad", declaró el presidente del Comité Cívico de Villazón, Ángel Robles, en contacto con EL DEBER.

El presidente del Comité Cívico de Yacuiba, Raúl Hilarión, afirmó que se requieren al menos 1.000 empleos temporales para los sectores que dependen del comercio con la Argentina, entre ellos bagalleros y otros gremios que están desempleados.
A su criterio, esa cantidad es lo mínimo para las tres ciudades fronterizas y mucho mejor si son más empleos.

El movimiento cívico también exige al Gobierno la atención en salud, con asignación de ítems para médicos y enfermeras, la vacunación masiva contra la pandemia, la construcción del hospital San Roque en Villazón, el equipamiento y funcionamiento del hospital Fray Quebracho de Yacuiba como de tercer nivel y no como un Centro de Covid-19.

Robles dijo que se permite el paso de camiones con medicamentos y oxígeno medicinal por los puentes bloqueados.

"Hemos quedado con los Comités Cívicos de dejar que pasen y no así aquellos con otros cargamentos de mercadería e insumos hasta no tener una respuesta satisfactoria a nuestras demandas", expresó.

Comentarios