Escucha esta nota aquí

Los fuertes vientos que azotan a Santa Cruz están afectando a los cultivos de trigo, que en etapa de cosecha no resisten y caen al suelo, echándose a perder en el acto. Se calcula que un 20% del área cultivada ha sido dañada, con pérdidas económicas que bordean los $us 5 millones.

Marcelo Pantoja, presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), indicó que las zonas trigueras del departamento, como Okinawa, Pailón y Cuatro Cañadas, fueron perjudicadas por el clima. Sin embargo, explicó que las pérdidas varían, dependiendo de las variedades utilizadas en el cultivo y la etapa del mismo; es decir, si la planta se encuentra seca o verde. En este sentido, en algunas zonas las pérdidas en la producción varían desde el 22% hasta el 40%.

“Algunas variedades son más resistentes al desgrane, como el Amplitud y el Urubó, que son nuevas y mejoradas. En agosto siempre hay vientos, por eso estamos analizando otras formas de cosechar”, dijo Pantoja.

En total, son 110.000 hectáreas de trigo las que se han cultivado y que están en etapa de cosecha, con un avance del 40%. Los rendimientos alcanzan las 1,5 toneladas por hectárea. La cosecha de trigo durará entre 10 y 20 días más, por lo que los productores esperan que cese la intensidad de los vientos.

Otro cultivo que siente el embate de los fenómenos climatológicos es el sorgo. Aunque aún no se ha cuantificado el impacto, se calcula que en algunas zonas el daño alcanza hasta un 50% de la producción.

“Al ser variedades buenas, tienen una panoja grande y cualquier viento las tumba”, dijo el presidente de Anapo.

Faltan variedades resistentes

Edilberto Osinaga, gerente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), afirmó que esta situación es una prueba de la debilidad que se tiene como país en temas de investigación y transferencia de tecnología en los distintos cultivos. Asimismo, indicó que coordinarán con los productores las acciones de apoyo para evitar que esta situación se repita en la próxima campaña triguera de invierno.

“Esto hace que el objetivo que tenemos de cubrir en algún momento la demanda interna de trigo sea cada vez más lenta”, manifestó Osinaga.

Por su parte, Pedro Damián Dorado, viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario, señaló que mañana se reunirá con los productores para tratar diversos temas que aquejan al sector y analizarán la situación en torno a la afectación de la producción de trigo. También comentó que cuentan con la Unidad de Contingencia Rural, que está haciendo un monitoreo de la situación, toda vez que se pronostica que los vientos continúen durante este mes.

“No es la primera vez que hay un desastre en el sector; entonces, siempre hay mecanismos para salvar este tipo de eventualidades, y es lo que vamos a analizar”, adelantó Dorado.

Tags

Comentarios