Escucha esta nota aquí

La Central Obrera Boliviana (COB), a través de su pliego petitorio, hizo conocer al Gobierno el pedido de un incremento del 5% al salario básico y al mínimo nacional. Sobre el tema, la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) demandó más bien buscar la manera de salvar a las empresas.

Juan Carlos Huarachi, secretario ejecutivo de la COB, adelantó que desde el lunes el Gobierno, a través del ministro de Economía, Marcelo Montenegro, tomará en cuenta el pliego petitorio donde se negociará el porcentaje del incremento salarial.

“Es un pedido de incremento al salario básico de un 5% y de un 5% al mínimo nacional”, remarcó Huarachi, en conferencia de prensa.

El dirigente máximo de los trabajadores detalló que se han conformado las comisiones de economía, salud, vivienda, social y productiva.

Preocupante

Tras conocer la noticia, Luis Fernando Barbery, presidente de la CEPB, indicó que la posición del sector es la misma, debido a que en el país la situación económica no ha cambiado.

El dirigente remarcó que se mantiene la crisis por efecto de la pandemia, que no hay una reactivación económica, y que la pérdida de empleos continúa.

“Hablar de incremento salarial es generar mayores despidos y aumentar el subempleo. No buscamos no cumplir la norma, sino que no podemos hacerlo”, dijo el empresario a tiempo de precisar que en este momento en vez de hablar de incremento salarial se debe trabajar para encontrar la manera de salvar las empresas, además de subrayar que el sector privado está del lado del país y  constantemente busca encontrar la fórmula para una reactivación en la producción.

Anteriormente, el presidente de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz (Fepsc), Jean Pierre Antelo, señaló que lo más coherente es llevar adelante un acuerdo tripartito donde se incluya al Gobierno, al empresariado y a la sociedad en conjunto para abordar los asuntos que preocupan a la población, entre ellos el incremento de sus ingresos.

Mientras que Sósimo Paniagua, secretario ejecutivo de la Central Obrera Departamental (COD) Santa Cruz, reiteró que la demanda de un alza salarial es un derecho constitucional de los trabajadores bolivianos que no se debe dejar de exigir.

Paniagua hizo notar que los empresarios en 2020, por la grave crisis sanitaria producto del coronavirus, no realizaron ninguna mejora salarial, pero que esta situación no se puede volver a repetir en esta gestión.

“Los trabajadores del país tienen el derecho de mejorar sus ingresos. Como así también tienen los empresarios de hacer subir los precios de algunos alimentos con una alta demanda como las carnes, los derivados de la harina de trigo y algunas verduras. Como dirigentes, no podemos estar ajenos a esta situación”, señaló Paniagua.

Para Jhonny Mercado, expresidente del Colegio de Economistas de Bolivia, el escenario económico del país es delicado con señales de una lenta reactivación, pero donde el consumo no logra despegar y la inversión pública aún no logra el impacto buscado por el Gobierno.

Mercado puntualizó que la demanda de incremento salarial que realiza la COB es justa, pero que ante esta situación de emergencia, los mecanismos para la recuperación de poder adquisitivo de los trabajadores no se la debería trabajar desde la perspectiva tradicional que significa un aumento salarial, sino que se tiene que encontrar otras alternativas que no dañen al aparato productivo nacional.

Comentarios