Escucha esta nota aquí

Empresas, presten atención. El nuevo reglamento de promociones empresariales, aprobado por la Autoridad del Juego (AJ), mediante la Resolución Regulatoria 01-00001-20, dispone dos modificaciones importantes a tomar en cuenta con respecto a los descuentos y combos.

Y es que a partir de este cambio otorgar descuentos mediante sorteo o con previo aviso, u ofertar combos en cuya difusión refiera como promoción, serán promociones empresariales.

Esto hace surgir muchas preguntas, siendo una de las más recurrentes, ¿beneficiará o perjudicará a las compañías?

Según el experto en pricing Carlos Hugo Barbery, en el tema de los combos no hay mucho inconveniente, ya que la modificación solo especifica que si se presenta como combo, no debe decir ni ofertarse como promoción, porque sino se asume como tal, está alcanzada por la norma de promociones empresariales.

Se debe tener cuidado, muchas empresas, pequeñas y medianas; sobre todo porque son quienes más incurren en esa práctica y podrían ser pasibles a la sanción por promociones no autorizadas”, dijo Barbery.

El mayor problema, de acuerdo con el especialista, se encuentra en la disposición relacionada con los descuentos. Y es que, si se anuncian con carácter previo, serán considerados como promoción empresarial.

“En una época donde se tiene que vender y la mejor forma de hacerlo es con beneficios atractivos para anticipar y asegurar la transacción, tendrían las empresas que incurrir en el costo adicional de la promoción (10% del valor) y además el trámite administrativo”, indicó Barbery.

Algo similar opina la abogada Olga Villarroel, quien considera que en una coyuntura en la que las tiendas están cerrando sus puertas por temas de bioseguridad y el comercio mediante entrega a domicilio está creciendo, la AJ está yendo a contramano con la realidad actual al prohibir la promoción de los descuentos.

Las firmas se verán obligadas a aplicar descuentos inferiores a lo esperado porque deberán pagar el 10% de impuesto a la AJ sobre las ahora consideradas promociones empresariales, terminando en un perjuicio al cliente final, quien supuestamente debería ser el beneficiado y protegido por la institución”, explicó la jurista.

Para Villarroel, el nuevo reglamento de promociones empresariales tendrá un impacto totalmente negativo en las firmas.

Una piedra más en el camino

El nuevo reglamento de promociones empresariales causará más de un inconveniente a las marcas, según algunos expertos. Con respecto al tema de los combos, José Luis Carrasco, brand manager de Fridosa, considera que la comunicación no debería ser regulada, sino que la aplicación de la campaña sea correcta. “Las regulaciones son muy ambiguas y se prestan para cualquier interpretación. Generalmente desde que existe la AJ, en toda compaña ya se presupuesta la multa”, señaló.

En lo que se refiere a los descuentos, Carrasco manifiesta que las rebajas mediante sorteos siempre estuvieron reguladas y que no entiende muy bien a qué se refiere la entidad con “descuentos con previo aviso”.

Otra regulación de la Autoridad del Juego que el ejecutivo tampoco comprende es la donación de los saldos de las campañas. “No dejan de ser un activo de las empresas y pueden ser utilizados en otras actividades”, sostiene.

Entretanto, Renzo Mori, director general creativo de la agencia de publicidad Athos, manifestó que luego de destinar un buen tiempo a entender y tener bien en claro qué estaba bajo la fiscalización de la AJ y qué no, ahora se producen ajustes que ocasionarán una etapa de duda e incertidumbre, ya que algunas empresas actuarán bajo las reglas antiguas y eso generará problemas.

“Lo ideal es que las marcas se asesoren a tiempo con expertos en la materia para no pasar malos ratos, teniendo en cuenta que viene una fecha tan clave como Navidad, donde abundarán las promociones, bandeos y combos”, indicó el publicista, quien señaló que la modificación del reglamento correspondiente a los combos marcará el fin de los cobrandings (hasta nuevo aviso).

Según Mori, las grandes compañías seguirán teniendo promociones y ofertas (no tantas, pero continuarán), pero prestando mayor atención a la nueva resolución. En el caso de las medianas y pequeñas, lo más probable es que ya no se animen a realizar promociones (por temor a las multas y lo engorroso de los procesos) y trabajen solo con descuentos (los que aún no están incluidos en esta normativa como promociones).

Buscan dinamizar comercio

La semana pasada, Luis Fernando Strauss, gerente de Desarrollo Empresarial de la Cainco y ejecutivos de la institución se reunieron con el director ejecutivo de la AJ, Rodrigo Méndez, y la directora regional de la entidad en Santa Cruz, Fabiola Martínez, para dar seguimiento a la agenda de trabajo que vienen desarrollando ambas organizaciones en favor del sector empresarial.

Méndez señaló que se está trabajando para que la AJ sea una entidad que colabore a las empresas en la dinamización del comercio, para fortalecer el tejido empresarial y mitigar el impacto del Covid-19 en la economía el país.

Por su parte, Strauss resaltó que la flexibilización de la normativa regulatoria de la AJ permitirá dar un respiro a las compañías que necesitan oxigenar el desarrollo y progreso económico en Bolivia.

Por otra parte, y para despejar dudas, el 28 de septiembre, la especialista Olga Villarroel llevará a cabo un webinar sobre el nuevo reglamento de la AJ, el cual será trasmitido de forma gratuita y en vivo por la página de Facebook: Click Law.