Escucha esta nota aquí

La propagación del coronavirus en Bolivia y el mundo dejó al descubierto la falta de material de bioseguridad para el sector de la salud que día a día está en primera línea en la lucha contra este mal. Ante esta situación, la empresa norteamericana Milliken ofreció al Estado boliviano la tela BioSmart,  el material es lavable y aseguran que encapsula el cloro, un componente que destruye el coronavirus.

Este material, con patente norteamericana, se usa para la fabricación de trajes y material de bioseguridad como overoles, barbijos y hasta sábanas. En Bolivia esta marca es representada por la empresa WS Ingeniería y Servicios HSEQ.

Wálter Sarmiento, gerente de operaciones Industriales de WS Ingeniería y Servicios HSEQ, explicó que una de las particularidades técnicas de esta tela es su capacidad de absorber el cloro, cuando es lavada, lo que deja el elemento químico que destruye la cepa del Covid-19.

A esto se suma que es reutilizable y puede ser usado hasta por ocho meses, con ciclo de lavado de 75 veces. Actualmente, en el país, el personal médico usa trajes de bioseguridad de tyvek, un material que impide que las cepas del mal ingresen al cuerpo; sin embargo, las partículas del virus permanecen en estas ropas que solo deben ser usadas una vez.

“En la parte técnica es más eficiente que un traje de tyvek (que es desechable), que llega a costar $us 22 por unidad”, dijo Sarmiento.

El ejecutivo explicó que ya hicieron conocer a las autoridades sanitarias todas las características del material e incluso realizaron una cotización de hasta 50.000 yardas de tela, pero aún esperan el aval estatal para que el material llegue al país. Se pueden fabricar todos lo implementos de bioseguridad.

Sarmiento reveló que estas telas tienen gran demanda debido a que en Italia el 45% del personal médico se contagió de Covid-19 por no contar con indumentaria de bioseguridad adecuada. En Argentina, según el ejecutivo, se solicitaron cerca de 750.000 yardas de esta tela para fabricar más de 10.000 trajes de bioseguridad para el personal de salud.

Calculó que si Bolivia lo requiere, la compañía puede proporcionar tela para fabricar unos 1.500 overoles, por un valor de $us 670 cada traje, que le significarán un poco más de $us 1 millón para el país.