Escucha esta nota aquí

En las afueras de Portachuelo un mototaxista esquiva un turril, unos escombros y una loma de arena. Mientras hace esta maniobra, su pasajero se agarra con fuerza para no caerse por el vaivén de la moto y el fuerte viento que los golpea. 

La escena refleja el caos vehicular que vive este municipio desde hace un año. La localidad es parte del tramo de la doble vía Montero-Yapacaní, obra que se paralizó por los conflictos después de las fallidas elecciones de 2019, la falta de recursos y la emergencia sanitaria que vive el país. Esto dejó como saldo un largo circuito de baches y escombros de la carretera a medio hacer.

Pero no todo son malas noticias, al menos eso aseguraron desde la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC). Desde la entidad estatal, aseveraron a EL DEBER que los trabajos se reanudarán en 10 días. Incluso revelaron que se completó el desembolso a la empresa ejecutora del tramo.

“A este proyecto le pasó de todo. Hubo una suspensión total de las actividades, primero por la sensibilidad social de Yapacaní (a raíz de los conflictos sociales), porque no había presencia policial y los bancos estaban cerrados. Además, hay que admitir que hubo un retraso en los pagos”, dijo Johnny Lladó, gerente regional de la ABC.

El año pasado y parte de este, simpatizantes del Movimiento Al Socialismo (MAS) realizaron un bloqueo de varios días que cortó la circulación de vehículos en la ruta Cochabamba-Santa Cruz.

Hasta la fecha, según la ABC, el trecho de 69 kilómetros tiene un avance físico del 89%. Las obras civiles comenzaron en 2016. El anterior Gobierno adjudicó la materialización del proyecto a la empresa Sinohydro, que ya recibió $us 104 millones.

“La obra está completamente pagada. Todo está al día. Y estimamos que el proyecto puede estar entregado hasta abril del próximo año. Confiamos en que no vamos a tener más problemas”, dijo.

Caos

Mientras las obras se reanudan, el caos persiste no solo en las afueras de Portachuelo, sino a lo largo de los 69 km del tramo.

En todo ese trayecto los vehículos tienen que recorrer una especie de circuito repleto de turriles, piedras, arena, arenilla y un montón de material de construcción esparcido entre Montero, Portachuelo y Yapacaní.

A esto se suma la gran cantidad de baches en la capa asfáltica sobre la actual vía, que se despedaza a medida que los camiones pasan una y otra vez sobre ella.

“Hay mucha negligencia. El proyecto está abandonado hace un año. No vemos soluciones”, dijo Juan Yujra, dirigente del transporte pesado de Santa Cruz.

El transportista sostuvo que a diario los camiones, que llevan y traen mercadería de exportación e importación, tienen que lidiar con el mal estado de la vía.

El Gobierno debió de dar prioridad a este proyecto porque por ahí es donde salen las exportaciones hasta la frontera con Perú y Chile”, dijo el dirigente.

Para Yujra, es importante que las obras se reactiven debido al flujo de carga que ahora llega a un 50% de su capacidad. “Dentro de poco las salidas de carga se incrementarán a un 70%. Por eso, necesitamos que los trabajos en esta vía avancen y la carretera esté en un buen estado”, señaló.

Más allá de criticar el retraso de las obras, Marcelo Cruz, presidente de la Asociación del Transporte Internacional, observó la falta de mantenimiento en esta ruta.

Si bien la construcción de la doble vía debe ser una prioridad, según el dirigente, se descuidó el trabajo de mantenimiento de la actual capa asfáltica del tramo.

Incluso, según Cruz, el sector solicitó un informe técnico sobre los trabajos de conservación de las principales rutas camineras.

“Lamentablemente, no hemos tenido una respuesta. No puede ser que las obras estén paralizadas y las carreteras están en mal estado. Nosotros pagamos peaje, y son nuestros camiones los que más sufren porque se van deteriorando”, señaló.

Ante esto, Lladó sostuvo que el mantenimiento vial se encuentra en proceso de licitación y que dentro de poco se tendrá una empresa que se encargue de la conservación de los caminos.

Vicente Flores, alcalde del municipio de Yapacaní, afirmó que existen baches muy grandes sobre la ruta. La autoridad lamentó que desde octubre del año pasado las obras no avancen.

“Queremos que el proyecto se termine lo antes posible. Hay desvíos y agujeros que perjudican a todos los sectores”, dijo.

Pero desde la ABC insistieron que la situación mejorará porque “los trabajos se acelerarán en máximo 10 días”.

Características

Este es un proyecto que emergió en 2013. Primero su construcción se entregó a la empresa mexicana Tradeco, pero el contrato se anuló en 2015. Al año siguiente, el Gobierno adjudicó la vía a la compañía china Sinohydro, que, hasta el momento, según la ABC, tiene un avance del 89%.

La ficha técnica del proyecto establece la construcción de 11 puentes, entre ellos el Puente de La Amistad, que reemplazará a la estructura metálica entre Montero y Portachuelo, y el puente Yapacaní, que se edifica al costado derecho del que hay actualmente.

Además, establece la construcción de dos viaductos que actualmente se levantan al ingreso y salida del municipio de Portachuelo, en donde todos los días los vehículos evaden los escombros que dejó la obra a medio hacer.