Escucha esta nota aquí

Las empresas de la construcción están en emergencia debido a que el sector público les adeuda unos $us 350 millones, por lo que la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz) y las empresas constructoras privadas, junto a los trabajadores de la construcción aglutinados en la Confederación Sindical de Trabajadores en Construcción de Bolivia (CSTCB) ante la falta de pago de las Planillas de Avance de Obra acumuladas, alistan una serie de medidas a implementar hasta que las autoridades den solución al problema.

Desde Cadecrocruz indicaron que se llega a esta situación debido a que las administraciones públicas (Gobierno Nacional, Gobernaciones y Municipios) arrastran por meses, y en algunos casos años, deudas con las empresas privadas de la construcción por Planillas de Avance de Obra impagas que hasta julio de 2020 llegan a un valor de $us 350 millones (Bs 2.500 millones).

La falta de pago afecta el flujo de caja de las empresas, les resta liquidez y pone en riesgo su funcionamiento y operación provocando su cierre mientras que las medidas adoptadas por el Gobierno, incluidas en el Decreto Supremo 4272, no enfrentan este problema y por lo tanto, no lo solucionan.

Aldo Sülzer, presidente de Cadecocruz, sostuvo que la paralización de la obra pública y los problemas de liquidez de las empresas por las deudas atrasadas, ponen en riesgo más de 250.000 empleos directos y alejan cualquier posibilidad de una rápida y eficiente reactivación de la economía.

Sülzer indicó que la construcción genera 1,5 millones de empleos entre directos e indirectos y está directamente relacionada con otros 17 sectores de la actividad productiva, a tiempo de remarcar que un 73% de empresas constructoras trabajan con el sector público.

El empresario remarcó que el sector ya está con números rojos, con tasas de decrecimiento alarmantes, por lo que a tiempo de declararse en emergencia demanda soluciones efectivas e inmediatas. Los constructores necesitan de estos pagos para reactivarse  junto a la economía del país.

A su vez, el directorio de la Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco) manifestó su preocupación por la falta de atención e interés del Gobierno central  y de los gobiernos subnacionales, ante la crisis económica que viven las empresas constructoras que prestan servicios de construcción de obras públicas.

Desde la Caboco enviaron cartas a Impuestos y al Ministerio de Economía solicitando una ampliación de pago de los planes suscritos por el sector, pues consideran imposible seguir adelante y realizar el pago de cuatro meses de impuestos, por lo cual pide al Gobierno una postergación de hasta 90 días después del levantamiento de la cuarentena para la regularización de los planes de pago, sin ningún tipo de multas.