Escucha esta nota aquí

Los empresarios de la construcción de Tarija protagonizaron este martes una inusual caravana de vehículos como protesta para exigir el pago de una deuda total de Bs 700 millones, acumulada entre el Gobierno central y las entidades subnacionales.

En medio de bocinazos y pancartas, los afiliados a la Cámara Departamental de la Construcción (Cadeco) y Federación de Empresarios Privados de Tarija (FEPT) protestaron en pleno centro citadino.

El sector se declaró en estado de emergencia hasta que el Gobierno y las entidades subnacionales paguen por las planillas de obras adeudadas desde el pasado año.

“Pedimos respuesta a nuestra demanda para cubrir deudas con proveedores, pago de salarios y después inyectar liquidez a la economía”, dijo el presidente de la FEPT, Marcelo Romero.

El empresario agregó que se busca también generar empleos para disminuir la tasa de desempleo que alcanza al 7,2% y es la más alta a nivel de Bolivia.

La protesta tuvo el respaldo de la Sociedad de Ingenieros de Tarija, Colegio de Ingenieros Civiles, Colegio de Arquitectos, Federación Departamental de profesionales, Asociación de Constructores Civiles y otras organizaciones.

Para el vicepresidente de la FEPT, Daniel Beccar, las autoridades deben escuchar la demanda para reactivar la economía después de acatar por más de 100 días de confinamiento por la pandemia.

Tarija vivió este martes su segunda jornada de la cuarentena dinámica que permite las actividades en el sector público y privado desde las 6:00 hasta las 13:00, de lunes a viernes.