Escucha esta nota aquí

El cambio de ministro de Economía en el país afecta al sector de la construcción que desde hace casi un año se encuentra paralizado, primero por la pandemia y luego por la falta de pago de parte del Estado a las empresas constructoras. La deuda corresponde a la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), la Unidad de Proyectos Especiales (UPRE) y otras instituciones más, y supera los Bs 2.500 millones. 

El sector ahora debe iniciar las gestiones ante la nueva autoridad que ocupa la cartera de Economía, Branko Marincovik, ya que los avances realizados ante el ex ministro Óscar Ortiz quedaron en fojas cero.

Javier Arze, gerente de la Cámara Departamental de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz), dijo que todas las empresas que trabajan para el Estado se encuentran paralizadas por la falta de pago. Adelantó que esto ha motivado que los representantes de las empresas afectadas, asociados de la institución, inicien procesos legales ante los entes contratantes. "El empresario no aguanta, se nos fue el año 2020, y las empresas siguen paralizadas", manifestó Arze.

Con este escenario, la reactivación del sector de la construcción tendrá que seguir esperando.