Escucha esta nota aquí

Desde hace dos semanas, la Cámara de la Construcción viene gestionando ante el Gobierno central el pago de los montos que se les adeuda por contratos para la ejecución de obras y otros. La deuda corresponde a la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), la Unidad de Proyectos Especiales (UPRE) y otras instituciones más, y supera los Bs 2.500 millones. 

Javier Arze, gerente general de la Cámara de la Construcción, 
dijo que dichas gestiones han logrado que se obtengan pagos parciales 
del Ministerio de Medio Ambiente y Agua y FPS, pero todavía falta lo grueso, lo que permitiría reactivar el sector. 

"Todavía no hemos llegado a lo óptimo, todavía hay una deuda muy grande", puntualizó.

Adelantó que, si bien no hay una fecha para efectivizar estos pagos, la institución que representa, a solicitud de sus asociados, ha empezado con la revisión de los contratos para encarar el aspecto legal, puesto que los plazos ya se vencieron.

Protesta en Amdecruz

Asimismo, Arze deslindó responsabilidad en la toma de las instalaciones de la Asociación de Municipios de Santa Cruz (Amdecruz), por parte de los trabajadores de las empresas constructoras, que exigen el pago adeudado por las obras ejecutadas en los distintos municipios. 

"Nosotros como Cámara de Construcción no tenemos nada que ver con la acción realizada por la asociación de constructores, no son constructores nuestros", afirmó.