Escucha esta nota aquí

Las cooperativas de telefónicas no se salvaron de la situación económica por la que atraviesa el país. Revelaron falta de liquidez por la mora que arrastran sus usuarios, situación que las impide ded cumplir con el pago a sus proveedores de servicio. 

Las 15 instituciones afiliadas a la Federación de Cooperativas Telefónicas (Fecotel), exigen al Gobierno que facilite la adjudicación de frecuencias para ampliar sus servicios para reactivarse y competir en el mercado.

“Todas las cooperativas han cumplido con las disposiciones y restricciones establecidas por el Gobierno durante la cuarentena decretada para contener el coronavirus. Durante este tiempo no se ha cortado ninguno de los servicios, pero esto ha afectado la liquidez de todas las cooperativas porque no se están recibiendo los pagos por los servicios. Y de estos ingresos mensuales se tiene que cubrir los cotos de operación, principalmente pago de proveedoras de señales de Tv  y a los proveedores internacionales de ancho de banda de internet”, manifestó el gerente de Fecotel, Roberto García.

Baja de ingresos

Sin entrar en detalles particulares de cada cooperativa, García informó a EL DEBER que en diciembre de 2019 el promedio de cobranza efectiva respecto a la facturación era de un 81%. Ya en enero de este año bajó al 77%. En febrero de 2020 fue del 54%. En marzo llegó al 34% y en abril, fue más profusa la caída, hasta un 11%. “Sin embargo, se tiene que cumplir con las obligaciones tributarias por el total de la facturación mensual”, remató el ejecutivo.

El sector también debe pagar una tasa a la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Transporte y Telecomunicaciones (ATT), que es del 1% de los ingresos brutos, por los servicios de telecomunicaciones. Además, desembolsa los aportes mensuales al Programa Nacional de Telecomunicaciones de Inclusión Social (Prontis), entre el 1% y el 2% igualmente calculados sobre la facturación.

“Esto significa un duro golpe para las cooperativas en el aspecto económico, porque se ha generado mora de la deuda que tienen los usuarios por los servicios”, lamentó García.

No obstante, en las últimas dos semanas las cooperativas  habilitaron cajas de cobranza para que los usuarios que quieran efectuar el pago de sus servicios, lo hagan bajo condiciones de bioseguridad.

Cotas con más conexión

En la Cooperativa de Telecomunicaciones de Santa Cruz (Cotas), informaron que durante esta cuarentena se dispuso, de manera gratuita, duplicar la velocidad de conectividad a los usuarios de internet, a fin de permitirles acceder a la red desde su casa para que todos los miembros de la familia puedan estar más tiempo conectados y de manera simultánea, sin afectar la calidad del servicio.

Igualmente, liberó la cantidad de impulsos en telefonía fija, posibilitando que los usuarios realicen un número ilimitado de llamadas, sin que ello represente un aumento en el costo del servicio. Asimismo, indicaron que fue ampliada la disponibilidad de señales de televisión a todos los abonados al servicio por suscripción. Además, lanzó la campaña “Hacete Socio”, destinada a captar nuevos asociados, sin que sea obligatorio obtener una línea telefónica y permitiendo que cada uno elija el servicio de su interés para adquirir esa condición.

“Todos los servicios de la cooperativa operaron de manera normal. Evidentemente, hubo una menor recaudación, pero se estima que se regularizará en la medida que las actividades se reanuden con la flexibilización de la cuarentena”, señalaron en la cooperativa.

Propuestas al Gobierno

Cotas indicó que se han realizado diversos planteamientos al Gobierno, entre ellos, una reciente propuesta que permitiría a los clientes de internet mantener la continuidad del servicio, pero con menor capacidad de conectividad, en caso que no paguen.

En el marco de Fecotel, las cooperativas requieren frecuencias para ofrecer servicios de internet móvil, principalmente.

“Todos los operadores que no son cooperativas pueden dar internet fijo, internet móvil, telefonía y el servicios de Tv cable. Pero cuando las cooperativas quieren ingresar a los servicios móviles, no reciben la autorización de las frecuencias”, lamentó Roberto García. En ese sentido el sector propuso que las cooperativas puedan acceder a nuevas frecuencias.

Por otro lado, se solicitó la suspensión del pago que realizan por concepto de Tasa de Regulación y el aporte al Prontis, al menos por este año.

Las cooperativas han pedido también que la ATT no evalúe las llamadas “Metas de Calidad” porque todos los operadores y, principalmente las cooperativas, están trabajando con personal de emergencia en instalaciones, reparaciones y call center.

“Se pidió a la ATT que en este periodo no se consideren las medidas de calidad. Pasada la cuarentena, se vuelve a la medición de metas y evaluación porque la ATT genera sanciones y multas”, solicitó Fecotel.

Comentarios