Escucha esta nota aquí

Hasta octubre de 2020, según la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) las entidades financieras difirieron por concepto de cuotas $us 3.243 millones.

En Bolivia las autoridades nacionales decidieron diferir el pago de los créditos, debido a la crisis generada por el brote de coronavirus. La pandemia obligó a los gobernantes a paralizar todas las actividades económicas del país, salvo las más esenciales, para evitar la propagación de la enfermedad.

Esto generó que varios sectores frenen sus actividades y se detenga el flujo de ventas y pagos.

En este contexto, según Asoban el monto diferido, “denota el importante esfuerzo realizado por el sistema bancario para apoyar a empresas y familias ante la crisis del Covid-19”.

La organización que aglutina todos los bancos privados del país sostuvo que, durante los 10 meses de diferimiento de cuotas, el sector financiero continuó cumpliendo con sus obligaciones “a pesar de la abrupta reducción del flujo de liquidez periódico que recibe en condiciones normales”.

No obstante, este esfuerzo derivó en un crecimiento de cartera muy reducido que deberá revertirse más adelante si se espera que el sistema bancario se constituya en un jugador clave para la reactivación económica del país, por lo que será importante que los prestatarios reinicien el cumplimiento de las cuotas de sus préstamos desde enero”, señaló Nelson Villalobos, secretario ejecutivo de Asoban.

El ejecutivo sostuvo, que la normativa establece que el diferimiento alcanza a todos los prestatarios, y un porcentaje en torno al 90% ha optado por diferir sus cuotas. Sin embargo, sostuvo que mes a mes, varios prestatarios han optado por retomar sus pagos.

Tasas no subirán

Consultado acerca de si las tasas de interés de los préstamos diferidos tendrán un incremento, Villalobos, señaló que de acuerdo a las normas establecidas para las operaciones no tienen por qué sufrir variaciones, ya que han sido estipuladas en el momento del desembolso y forman parte de las condiciones básicas del crédito.

En cuanto a las cuotas, su variación dependerá de la forma de diferimiento que se esté aplicando. Es decir, si las cuotas diferidas están siendo prorrateadas entre todas las cuotas restantes del crédito, las cuotas restantes sufrirán modificación.

Otra posibilidad es que las cuotas diferidas hayan sido trasladadas a la última cuota del plan de pagos, en cuyo caso, la cuota final es la que sufrirá variación en relación al plan de pagos original. También podrían trasladarse las cuotas diferidas a los periodos posteriores al plan de pagos original, y en tal situación el plan de pagos se ampliaría por los meses del diferimiento.

Por lo señalado, es muy importante que los clientes visiten a sus entidades bancarias y conozcan las opciones con las que cuentan.  

Datos del sector

Al mes de octubre de 2020, según las cifras de Asoban, la cartera de créditos del sistema bancario alcanzó a $us 24.986 millones, registrando un crecimiento interanual del 3,9%; en tanto, los depósitos se situaron en $us27.219 millones, con un dinamismo del 6,4%.

Con respecto a la liquidez, alcanzó a $us 6.187 millones, manteniéndose por encima del nivel de 2019, aunque debajo del alcanzado en 2018.

Comentarios