Escucha esta nota aquí

A sus 38 años, Danny Sánchez-Mola lidera un agresivo plan de digitalización del sector mipyme en Latinoamérica y apunta a aglutinar a 100.000 empresas en Bolivia (tiene el antecedente de haber llegado a 300.000 en otros países de Latinoamérica). Es el fundador de Kolau, firma con base en Silicon Valley y con la que ingresó al país de la mano del Banco FIE y el Estado para especializar al sector mipyme en nuevas tecnologías.

_¿Qué es Kolau y hacia dónde enfoca sus iniciativas en la actualidad?
Kolau nace como la primera tecnología que introduce el movimiento ‘Hazlo tú mismo’ al comercio electrónico, lo que tú puedes hacer apretando un botón sin saber cómo ha pasado. Antes de que Kolau naciera no había una tecnología que permitiera a cualquier empresa vender por internet sin saber cómo se hacía; necesitabas tener tiempo, conocimiento o dinero para pagar a alguien que lo hiciera por ti. Con Kolau se rompen estas barreras y somos líderes del comercio electrónico en Latinoamérica.

_¿Cómo surge la iniciativa de enfocar sus servicios en Latinoamérica?
La brecha digital es una realidad global que no es exclusivamente de Latinoamérica, pero aquí es donde se encuentra más marcada. La brecha es la diferencia entre el consumo digital y las micro y pequeñas empresas que están vendiendo en internet, no se han desarrollado al mismo ritmo que el consumo digital.

En Bolivia la digitalización no se ha movido, pero el consumo digital aumentó, una aceleración marcada por el Covid-19. El ‘Plan de digitalización mipyme’ es un movimiento que Kolau lidera con los gobiernos. Estamos trabajando con 12 gobiernos, incluido el de Bolivia.

_¿De qué manera se gesta la llegada a Bolivia y cómo será la dinámica de trabajo?
Esto se presentó por primera vez en 2010, en la sede de Google. Pero entendimos que necesitamos una triple alianza: sector público, sector privado y la academia; la única posible para cerrar la brecha digital, ninguno de los tres puede ir solo. Eso es el ‘Plan de digitalización mipyme’. La OEA nos invitó a que hiciéramos la presentación a ministros de Economía. Fue en 2019, no existía el Covid-19, pero había una brecha digital gigante. Ya son casi 300.000 empresas de 12 países, a quienes nos presentamos, que ahora están vendiendo por internet y gracias a la triple fórmula.

En Bolivia el plan de digitalización se lanzó el 3 de agosto junto a Cancillería. Pero faltaba la parte de comercio electrónico que no existía porque procesadores que funcionan en otros países no están en Bolivia. En tres meses se sumaron 5.550 empresas, pero se preguntaban dónde estaba el botón de pago y qué hacían para vender. Entonces se implementará esto de manera rápida y gratuita, no se requiere de conocimiento técnico o recursos.

_Si se integrará un botón de pago para el sector de las mipymes, ¿cómo funciona?
Si decimos que rompemos la barrera del tiempo, conocimiento y dinero tiene que ser sencillo, rápido y gratuito. La gente accede a la plaforma de Kolau y responde unas preguntas básicas y con una cuenta en el Banco FIE tienen su botón en la página web. Así de sencillo, sin fecha de caducidad, trampa o letra pequeña.

_¿A cuántas empresas proyectan aglutinar con este plan?
A 100.000 empresas o el 13% del total de Bolivia (entre formales e informales). Ya el 3% vende por internet. Queremos hacerlo en diez años, que podrían ser cinco. Hay buena expectativa y el plan se mueve con la triple alianza desde el 9 de diciembre que iniciaron las capacitaciones digitales con gobiernos regionales y municipales. Se harán transmisiones en directo por Facebook y participarán profesores universitarios de mercadotecnia. No tiene ningún costo.

_¿Qué condiciones deben darse en el mercado para conseguir un desarrollo óptimo de estas iniciativas?
Necesitamos de dos componentes adicionales en esta fórmula de ir cerrando la brecha digital: una es la iniciativa privada y otra que el Gobierno haga la formalización de empresas a costo cero y en menor tiempo. Y se debe continuar con el desarrollo de la fibra óptica; es decir, que el país continúe conectado porque esto no solo permitirá que la gente esté más tiempo conectada, si no que facultará el comprar más o cerrar procesos de compra. Son ingredientes que vienen desde la parte pública.

_¿Cómo esperan cerrar el 2020 y de qué manera influyó la pandemia de acuerdo a su perspectiva en el sector privado?
Mucho antes de la pandemia no había una conciencia digital. El Covid-19 ha sido terrible en el plano humano y en lo económico, pero en cuanto a conciencia digital ha sido vital. Sin el Covid-19 no hubiésemos tenido la conciencia digital de hoy. Todo es nefasto, pero esta consecuencia es buena.

Comentarios