Escucha esta nota aquí

Cada persona produce tsunamis de datos de forma voluntaria o involuntaria, cuando usamos el smartphone, al comprar por internet, cuando activamos algún dispositivo conectado o cuando usamos el Smart TV. Según IBM, a diario se generan más de 43 millones de terabytes en todo el mundo y se proyecta que para el 2020, el universo digital alcanzará un tamaño de 44 zettabits, lo que equivale a un video de alta definición con una duración de 1.600 millones de años.

De acuerdo con la experta en tecnología, Debora Slotnisky, estos datos pueden ser un recurso excepcional para las empresas, porque les permite conocer a los clientes con bastante precisión. Incluso detrás de las tecnologías del momento también están los datos, tales son la inteligencia artificial, aprendizaje automatizado de las máquinas, internet de las cosas, entre otros.

Slotnisky afirma que los centros de salud, los bancos, los colegios, los gobiernos, las compañías de consumo masivo, las firmas de transporte y hotelería o cualquier otra organización requieren estos datos y su correcto análisis.

“Del total de los datos existentes, solo el 20% está siendo analizado por las empresas. Los datos están disponibles, pero la clave está en cuál es el propósito para el cual se lo quiere analizar”, explicó Pierre Marchand, vicepresidente de sistema hardware de IBM en Latinoamérica.

Amazon y Google son razonablemente directos sobre el hecho de que los datos grabados por sus asistentes se guardan en línea, aunque los usuarios pueden ver y eliminar esos datos.

“Como vemos, cuando recibimos publicidad de las marcas o recomendaciones de distintos servicios online, la marca que así lo desee está ante la posibilidad de conocernos tanto como nosotros mismos”, finalizó la experta.

Tags

Comentarios