Escucha esta nota aquí

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, José Luis Parada, informó que si mantenían el despilfarro de recursos económicos el déficit fiscal de la gestión 2019 hubiera llegado a 9,5% aproximadamente. Sin embargo, con las medidas asumidas se disminuyó a 7,7%, cifra inferior al que se dio en 2017 y 2018. 

Parada detalló que en el anterior gobierno se descontroló el déficit fiscal entre enero y octubre que estaba en 3% y en los últimos dos meses llegaba a más del 6% producto de un excesivo gasto con relación a los ingresos recibidos.

 “El deterioro del despilfarro público ya se frenó con el tema del déficit y también en este caso lo que se está haciendo es ordenar el presupuesto para poderle dar un norte y entregar a las nuevas autoridades un presupuesto más o menos ordenado y con prioridades que sean en beneficio del pueblo boliviano”, declaró el ministro.

Con el objetivo de reducir el déficit fiscal, informó que se optimizarán los recursos de la inversión pública dando "una eficiencia en proyectos de impacto y rentabilidad que muchas de las inversiones que las mostraban como beneficiosas para el pueblo boliviano son de dudosa rentabilidad”.

La autoridad de gobierno lamentó que en los últimos seis años de déficit fiscal registrados desde 2014, el gobierno del MAS 'no haya hecho nada' para reducir el gasto corriente y se mantuvieron los gastos excesivos en proyectos que no eran rentables.

El balance fiscal global registra la diferencia de ingresos y gastos totales del sector público para un periodo de tiempo determinado. Si los ingresos son mayores a los gastos, se produce un superávit. Por el contrario, si los gastos exceden a los ingresos, se tiene un déficit.