Escucha esta nota aquí

El objetivo de encontrar, debido a la crisis económica, una fuente extra de ingresos, generó distintas propuestas, en donde las personas interesadas tengan la posibilidad de pedir su dinero que se encuentran en las cuentas de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Rolando Descarpontriez, segundo vicepresidente de la Asociación de Aportantes a las AFP y el Senasir (Asoaf), indicó que actualmente la demanda de la devolución de los aportes se encuentra 'congelada' debido a que por los diferentes criterios, las demandas so volvieron políticas sin ningún sustento técnico que haga viable esta demanda.

Descarpontriez sostuvo que se estaba trabajando con un pedido a corto plazo que tenía que ver con la devolución parcial de los aportes a las AFP, que sería de hasta Bs 35.000 o, en su caso, no mayor al 15%.

Cabe recordar que Juan Pablo Suárez, vicepresidente del Colegio de Economistas de Santa Cruz, explicó que el proyecto de devolución parcial está destinado solo a aquellas personas que desde marzo no están trabajando y que las mismas se van a beneficiar con una entrega de Bs 35.000 o de un 15% de su cuenta individual.

Mientras que Yerko Orozco, presidente del Movimiento de Emergencia Nacional por la Devolución de los Aportes de las Administradoras de Fondos de Pensiones, planteó que los trabajadores aportantes que tengan Bs 1 a Bs 100.000 puedan recuperar el 100% de sus aportes.

Mientras que los trabajadores que tenga un ahorro de Bs 100.000 hasta los Bs 400.000 solo podrán retirar Bs 100.000. Y los que tengan una cuenta por arriba de los Bs 400.000 podrán retirar el 25%.

Sin embargo, a criterio de Jamie Dunn, analista económico, esta última opción no es realista, ni sostenible debido a que el dinero que se exige a las AFP no se lo tiene en efectivo, sino que están invertidos en distintas entidades financieras del país y el extranjero, por lo que solicitarlas de forma compulsiva no es algo factible.

En la actualidad el proyecto de ley del senador Edwin Rodríguez se encuentra en la Asamblea Legislativa. El proyecto establece un retiro voluntario y excepcional por única vez de un máximo de Bs 100.000.