Escucha esta nota aquí

Las pérdidas que se han generado en Boliviana de Aviación (BoA), alcanzan los $us 100 millones desde que se cambió la gerencia general, según los datos de la diputada cochabambina, Claudia Mallón. Los trabajadores de la empresa, denuncian una “preocupante situación” de BoA y exigen hablar con el ministro de Obras Públicas, Iván Arias.

“Los últimos estados financieros muestran $us 100 millones de pérdidas de ingresos desde que se cambió de gerencia. Ya había denunciado anteriormente, que era más de un millón de dólares por pérdidas porque dejó de operar en la ruta Uyuni-La Paz”, declaró a EL DEBER, la diputada Mallón.

Además, apuntó a que hasta ahora, no se habría nombrado al directorio y que por lo tanto, nadie hace control efectivo de la aerolínea estatal y se ha nombrado a gerentes sin exámenes de competencia. La asambleísta anunció que todos los detalles de las pérdidas por itinerarios modificados, las dará a conocer el lunes en La Paz, respaldada con documentación.

Se intentó tener una contraparte con las autoridades de BoA, pero se informó que estaban haciendo las investigaciones que norma el procedimiento y que “siguiendo nuestra vocación de transparencia, una vez que hayamos realizado el procedimiento normal, daremos información precisa”, sin más detalles.

Medios nacionales publicaron por su parte, que habían renunciado Estanislao Finfera, gerente de Operaciones, Boris García Agreda, jefe de Pilotos y Mauricio Forfori, jefe de Entrenamiento.

Entre tanto, la diputada Mallón presentó una interpelación de 18 preguntas a la Asamblea Legislativa contra el ministro Arias, como cabeza de sector, para que dé una explicación sobre las auditorías que no se hicieron, que justifique el número de aeronaves con las escasas rutas de vuelo, el por qué de los defectos técnicos de algunas aeronaves en operación, de su directorio, cuál es el daño económico de la empresa, el plan de trabajo, repuestos, cambio de rutas, itinerarios internacionales, entre otros temas. También volvió a señalar que se estaría favoreciendo a la línea aérea Amaszonas con la reducción de itinerarios.

En enero pasado, el ministro Iván Arias, ya había desvirtuado esa declaración de favorecimiento. “Es totalmente falso, tendencioso, abusivo. Se han reducido frecuencias de BoA, que iban con 10 pasajeros, pero no hemos perdido un pasajero”, aclaró.

Preocupante situación

Ayer, Óscar Cuéllar, Francia Gonzales y Jaime Cabezas, quienes señalan ser empleados de BoA, pidieron una reunión especial y extraordinaria con el ministro Arias, para exponerle la “preocupante situación” operativa, económica y financiera por la que atraviesa Boliviana de Aviación.

Confirmaron la veracidad de la carta, pero señalaron que se manifestarían públicamente, cuando tengan resultados de la reunión con Arias. Aún no hay fecha.

La carta, sin embargo, apunta a exigir una auditoría técnica, operativa y financiera, cuestionan que no haya gestión correctiva, sino acciones que van en desmedro de la empresa por parte de la actual administración; critican la reducción de rutas que implicaban buenos ingresos económicos.