Escucha esta nota aquí

Antes y después del proceso electoral, Luis Arce Catacora, presidente electo del país lanzó varios datos sobre la situación económica del país. De hecho, éste fue el principal argumento discursivo de su campaña. Pero, durante su campaña lanzó datos imprecisos, señalaron analistas consultados por EL DEBER. Desde una supuesta dolarización de la economía, hasta el afirmar que Bolivia está en una crisis peor a la histórica hiperinflación de los años 80, fueron una de sus afirmaciones, según observaron economistas.

En febrero, antes de la pandemia, cuando fue designado como candidato por el Movimiento Al Socialismo (MAS) en una entrevista al periódico argentino Página 12, lanzó varias críticas al Gobierno de transición y aseguró que habían “disminuido los depósitos”  e incluso se había “dolarizado otra vez la economía”.  Y que en tres meses de gestión habían destruido la economía.

Sin embargo, los datos de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) demuestran que los depósitos, en el periodo en que Arce hizo esta declaración, llegaron a Bs 178.644 millones de acuerdo con las observaciones de los expertos financieros consultados por EL DEBER.

En noviembre, cuando el expresidente Evo Morales renunció, y asumió el Gobierno de transición, los depósitos, según la ASFI, llegaron a Bs 174.728 millones. Es decir, que, tras la dimisión de Morales, las captaciones se incrementaron en Bs 3.916 millones.

Durante los meses, a los que hace mención Arce, según las cifras del ente regulador del sistema financiero los depósitos en un 86% estaban, y siguen estando, en moneda nacional, y un 99% de los créditos fue entregado en bolivianos.  

Hasta septiembre, según  la ASFI, los depósitos llegaron a Bs 190.339 millones, con un crecimiento del 5,3%. Por otro lado, los créditos colocados alcanzaron Bs 187.752 millones, un 3,5% más que en 2019.

Arcas vacías

Luego de ganar las elecciones, la autoridad electa aseguró que le preocupaba la situación económica del país; debido a las bajas recaudaciones y al mal manejo, que, según él, hizo el Gobierno de transición de los fondos públicos.

En una reunión con sus partidarios aseguró que tendría un gabinete austero y que estaba preocupado por la situación financiera del Estado, porque tenía las “arcas vacías”.

Incluso aseguró que el país se encontraba igual o en peores condiciones al Gobierno de la UDP (Unidad Democrática Popular), que gobernó al país entre 1982 y 1985. En dicho, periodo se registró una fuerte hiperinflación que hizo perder el poder adquisitivo de los asalariados.

“Los indicadores empeoraron mucho en estos 11 meses. Las reservas han caído, estamos en menos 11% de tasa de recesión, ni en la UDP, uno de los peores momentos económicos del país”, señaló Arce.

Sin embargo, en la víspera el ministro de Economía y Finanzas, Branko Marinkovic, informó que dejaba para el próximos Gobierno Bs 17.000 millones.

“Hay Bs 17.000 millones de saldo disponible sin contar las reservas internacionales. Si un Gobierno no puede empezar a trabajar con Bs 17.000 millones es que se van a despilfarrar el dinero nuevamente”, dijo.

Análisis

El economista Germán Molina, señaló que no se puede culpar de toda la crisis al Gobierno de transición. Sin bien no defendió a la saliente administración dijo que nadie en el mundo esperaba la aparición del coronavirus.

Dejó en claro que la crisis es global, y no solo en Bolivia. Observó que la autoridad electa no mencione los problemas que venía arrastrando el país, desde el  Gobierno de Evo Morales, en donde él era ministro de Economía.

Recordó que la actual administración recibió las arcas del Estado con un sobregiro de más de Bs 18.000 millones, y una deuda flotante de Bs 2.000 millones.

“Él conocía que el Tesoro General estaba sin liquidez. Conocía que los indicadores ya estaban mal. No puede argumentar que no tiene datos sobre la economía”, dijo.

Cuestionó que se compare la actual crisis con la registrada en el Gobierno de la UDP, porque en esa época las Reservas Internacionales Netas (RIN) eran negativas.

Actualmente, las reservas, según el Ministerio de Economía, superan los $us 6.000 millones.

Es cierto que la economía se contrajo en un -4% y -5% en la UDP. Pero Arce se olvida que en diciembre apareció el Covid- 19 y en la época de la UDP no había una pandemia mundial”, dijo.

El economista, José Alberti, sostuvo que es ilógico comparar dos épocas diferentes. Afirmó que a diferencia de la crisis de los 80, actualmente el país cuenta con un sistema financiero más sólido y una mejor matriz productiva.

Recordó que en la época de la UDP la crisis se agravó por la caída estrepitosa del precio del estaño. Y actualmente la economía, pese a seguir dependiendo de los minerales y el gas, tiene también un complejo productivo más diverso, entre ellos productos no tradicionales, como la soya.