Escucha esta nota aquí

Los altos niveles de desigualdad, de pobreza y la desprotección social agravarán la crisis que atraviesan los países de América Latina y el Caribe debido a la pandemia de coronavirus. Así lo aseguró este jueves un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

"Los efectos de la pandemia de enfermedad por coronavirus se han extendido a todos los ámbitos de la vida humana, alterando la manera en que nos relacionamos, paralizando las economías y generando cambios profundos en las sociedades", señala el informe.

Esto ocasiona que el impacto de la pandemia se agrave por los problemas estructurales de la región, sobre todo los elevados niveles de desigualdad, informalidad laboral, desprotección social, pobreza y vulnerabilidad.

Además, América Latina y el Caribe posee sistemas de salud y protección social débiles y fragmentados, junto a asentamientos urbanos marginados en expansión carentes de acceso a servicios básicos.

Los efectos de la pandemia sobre las condiciones de vida de la población, según la Cepal, se potencian con el paulatino aumento de la pobreza y la pobreza extrema y la ralentización en la disminución de la desigualdad observados en el quinquenio previo a la crisis del coronavirus.

En ese lapso (antes de febrero de 2020), el PIB de América Latina y el Caribe había crecido en promedio solo un 0,3% por año, la pobreza extrema había aumentado del 7,8% al 11,3% de la población y la pobreza, del 27,8% al 30,5%.

La pandemia aumentó la mortalidad en la región y podría afectar el índice de esperanza de vida de acuerdo a cómo sea su evolución.

"Si bien la mortalidad es el resultado más dramático asociado al Covid-19, aún se desconocen los efectos a largo plazo sobre la salud de las personas que se han recuperado de la enfermedad", dijo el organismo.

Comentarios