Escucha esta nota aquí

Se reactiva una nueva vía para las exportaciones y el transporte. La empresa Ferroviaria Andina SA informó este martes que, en los siguientes días, recibirá un convoy procedente de Arica con carga de ultramar para el mercado boliviano. La operación forma parte de las pruebas técnicas para reactivar el tramo férreo Arica- Viacha.

Este mismo convoy retornará en la siguiente semana, igualmente, con carga boliviana hacia el puerto de Arica. Este tramo volverá a operar después de 15 años.

Cabe recordar que al negociarse el Tratado de Paz y Amistad de 1904 con Chile, se tuvo en consideración la conectividad de Bolivia con el mundo, de ahí que en el Artículo III de este Tratado se dispuso que ese país construiría a su costo un ferrocarril para unir el puerto de Arica con El Alto de La Paz.


"Sin embargo, debido a diversas circunstancias, ese tramo dejó de operar hace 15 años y hoy lo reactivamos. Esto ocurre en este año en el que celebramos nuestras Bodas de Plata”, dijo Cynthia Aramayo, gerente general de Ferroviaria Andina, en un comunicado de prensa.


Según el comunicado el retorno de las operaciones de esta vía forma parte de largo trabajo de reconstrucción de la ruta en el lado chileno, que requirió una fuerte inversión económica por parte del gobierno de Chile.

Fueron dos años de gestiones y negociaciones con EPA, junto al concesionario TPA S.A. (Terminal Puerto de Arica S.A.) en una alianza público-privada y con el concesionario de EFE (Empresa de Ferrocarriles del Estado) que administra el tramo Arica-La Paz (FCALP), para hacer esta prueba técnica”, agregó Aramayo.

En el corto plazo se tiene previsto la movilización de carga hacia y desde el puerto de Arica, para los exportadores e importadores bolivianos.

Por sus características logísticas, el tren bien puede ser un buen complemento para el transporte terrestre y podría ayudar a la segmentación de las cargas.

Interrupción

El ferrocarril Arica – La Paz, se inauguró en 1913 y estuvo en servicio hasta el 16 de febrero de 2001, cuando parte de la vía fue destruida por una inusual crecida del río LLuta en el lado chileno. 


El servicio fue repuesto en enero de 2002, pero el ferrocarril realizó muy pocos viajes a partir de entonces, debido a las dificultades financieras que tenía la empresa que lo administraba en Chile.

A consecuencia de esa situación, en noviembre de 2005, la administradora del tramo ferroviario en Chile interrumpió las operaciones de la vía por completo y en febrero del año siguiente la empresa se declaró en quiebra.

Según a la posición de Bolivia, esta paralización constituyó en una inobservancia al espíritu con el cual se concibió el Tratado de 1904 en lo referido al Ferrocarril, que claramente fue dotar a Bolivia de un medio que le permita acceder efectivamente a las costas del Pacífico en cualquier momento, es decir, aprovechar y beneficiarse del libre tránsito.

Comentarios