Escucha esta nota aquí

El Gobierno decidió que la reestructuración del Fondo Indígena llegará después del proceso de investigación iniciado tras el informe de Contraloría sobre un presunto daño económico de 71 millones de bolivianos por 153 proyectos. 

"Hay dos procesos paralelos, uno de investigación como parte de la intervención para determinar las irregularidades y después de eso se va a proceder a la restructuración. Sin los resultados de la investigación no se puede avanzar en lo otro", dijo el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana. 

La autoridad sostuvo que no tiene conocimiento en detalle sobre el proceso judicial contra los tres exdirectores del fondo estatal y no supo explicar por qué no se incorporan a la ministra de Desarrollo Productivo y Tierras, Nemesia Achacollo o a la excandidata del MAS, Felipa Huanca a la investigación. 

"Queremos definir una nueva estructura institucional, pero se va a tener que debatir con las organizaciones sociales sobre la administración de esos recursos públicos. Entiendo que la primera medida va contra los responsables directos y me imagino que después se tomarán otras medidas, pero hay que tener un poco de paciencia", agregó.