Escucha esta nota aquí

La diputada de Comunidad Ciudadana (CC) Luisa Nayar participó en una inspección a la hidrovía Paraguay-Paraná -que actualmente se encuentra innavegable- a causa de la sequía que afectó el nivel del agua. Así, la parlamentaria solicitó al Gobierno que ejecute el dragado para no perjudicar las exportaciones bolivianas que salen por esa zona.

La reducción del nivel de las aguas de los ríos Paraguay y Paraná ha dejado a Bolivia sin acceso al océano Atlántico, pues la hidrovía se encuentra obstaculizada, afirmaron los empresarios. La paralización de las actividades comerciales en ese puerto internacional, también afecta económicamente a los municipios cercanos de Puerto Quijarro y Roboré.

Nayar señaló que desde su función como parlamentaria aprobó una minuta de comunicación para que las autoridades competentes dispongan el dragado y la limpieza de la hidrovía e inicien acciones bilaterales con el vecino país de Brasil para este fin.

El acceso boliviano a las aguas del río Paraguay, que atraviesan el Pantanal, se realiza a través del Canal Tamengo, ubicado entre Puerto Suárez y Puerto Quijarro, donde operan tres puertos privados y un embarcadero militar.

Los dos primeros años de funcionamiento del puerto internacional tuvieron importantes registros, hasta que en las últimas semanas se paralizaron las actividades de exportación e importación, dejando pérdidas económicas también a Puerto Suárez y Puerto Quijarro, por la fuerte disminución del tránsito de camiones de carga.

Se trata de la mayor sequía en 77 años que golpea a la hidrovía Paraguay-Paraná, que la hace innavegable. Así, el país deja de exportar productos como soya y otros por un valor de $us 90 millones al mes.

El gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, informó que las aguas por lo general bajan cada año en noviembre, pero este año el fenómeno climatológico se adelantó provocando una prolongada escasez de lluvias.

Comentarios