Escucha esta nota aquí

Los interculturales que se asientan en tierras del Oriente boliviano reconocen que su búsqueda por días mejores viene acompañada por algunos problemas. Juan Peñaranda, secretario ejecutivo de los Interculturales de Cuatro Cañadas, durante una entrevista en el programa ¡Qué Semana!, de EL DEBER Radio, reconoció que existen asentamientos en áreas protegidas y abandono de tierras.

“Puede ser que exista sobreposición debido a la falta de orientación. En algunos casos las comunidades indígenas son las que les han dicho a los compañeros que se asienten en lugares ya ocupados, para luego ser denunciados. Han sido estafados. Vamos a apoyar a los compañeros que necesitan tierras, no para explotar sino para apoyar al desarrollo del país de forma ordenada”, dijo el dirigente.

A decir de Peñaranda, los interculturales buscan trabajar y producir la tierra para subsistir, no así para lucrar con ella. “Como familias interculturales siempre nos vamos a apoyar”, expresó.

De esta forma respondió a las críticas de autoridades municipales, cívicos y medioambientalistas sobre la ocupación ilegal de tierras por parte de su sector, especialmente en áreas protegidas.

En la entrevista, Peñaranda dijo además que falta orden y planificación en la dotación de tierras para evitar que luego tilden a los interculturales como personas que despojan de sus tierras a los indígenas y a las personas particulares.

Con respecto a los casos de sobreposición, dijo que son las autoridades competentes las que deben resolver el problema. En cuanto a la Comisión Agraria Departamental (CAD), considera que está mal orientada y podría prestarse para despojos de tierra.

Al ser consultado sobre el Fondo de Asentamientos Humanos, creado por Decreto Supremo 257 (el 19 de agosto de 2009), que permite financiar la ejecución de Programas de Asentamientos Humanos con recursos del Tesoro General de la Nación (TGN), el dirigente dijo que no conoce a cabalidad la figura, pero considera que no se debe disponer de recursos y trasladar gente sin orientarla.

A la pregunta sobre quién financia el traslado de los interculturales a las tierras del oriente, respondió: “Nadie financia, uno mismo dispone de sus recursos para crear una organización y asentarse en tierras fiscales. Los compañeros conocen donde hay tierras fiscales. Para ello se dirigen al INRA”.

Según Peñaranda, los interculturales  forman parte del instrumento político (MAS). Esto, con el fin de que los gobernantes les respondan y no los excluyan como en el pasado.  

Comentó que él emigró a Santa Cruz desde los años 80 gracias a un plan de colonización dispuesto por el Gobierno de aquel entonces. Dijo que en su comunidad, en Cuatro Cañadas, siembran soya, trigo y otros productos. Actualmente, su organización reúne a unas 60 comunidades.

Mira la entrevista completa:


Comentarios