Escucha esta nota aquí

Las ondas de la grave crisis económica que en 2020 afectó a España, debido al impacto del Covid-19, provocando una caída histórica del Producto Interno Bruto (PIB) en un 11,6%, se hicieron sentir en Bolivia que vio reducir el flujo de las remesas desde ese país hasta en 16%.

No obstante, el Banco Mundial (BM), en su informe Los flujos de remesas desafían las previsiones y siguen siendo sólidos durante la crisis provocada por el Covid-19, le hace un guiño al envío de dinero a la región e indica que la llegada de remesas a América Latina y el Caribe tuvo un aumento de hasta el 6,5% en 2020 y alcanzó los $us 103.000 millones.

Aunque también hace notar que la delicada situación económica, durante la gestión pasada, en España afectó negativamente los flujos de remesas a Bolivia (-16%), Paraguay (-12,4%) y Perú (-11,7%).

La observación no es gratuita, pues las previsiones del Consenso Económico, correspondiente al tercer trimestre de 2020, que elabora PwC desde 1999, a partir de un panel de más de 400 expertos, directivos y empresarios indicaba que el 94,5% calificó como malo o muy malo el momento coyuntural de la economía española y el 67% pronosticó que la situación de la actividad en el último trimestre de 2020 será igual o peor.

Mientras que el 54,6% aseguró que la inversión productiva disminuirá; el 69,4% esperaba que pase lo mismo con la creación de empleo y el 44,4% apuntó a una caída de las exportaciones. Es en este escenario en el que los migrantes bolivianos tuvieron que lidiar en plena crisis sanitaria, generar ingresos y destinar un porcentaje, cada vez menor, para sus familiares que viven en nuestro país.

Germán Molina, analista económico, sostuvo que durante 2020, la española fue una de las economías más golpeadas y necesariamente se tuvo que traducir en un menor ingreso para los connacionales que radican en aquel país, que junto con EEUU y Chile son los principales generadores de remesas que llegan a Bolivia, que anualmente recibe en promedio unos $us 1.000 millones.

Molina precisó que, si bien hubo una merma en los envíos de dinero desde España, la lenta recuperación de EEUU y el aumento gradual y constante de precios de las materias primas en el mercado chino, están impulsando la economía mundial y, con ello, para 2021 se avizora un mejor panorama.

El Banco Mundial considera que, si bien el Covid-19 causó una repentina disminución en el volumen de las remesas en el segundo trimestre de 2020, los envíos recuperaron terreno durante el tercer y cuarto trimestre, aunque todavía no en los niveles previos a la pandemia.

Asimismo, la mejora del empleo en EEUU ha permitido aumentar los flujos de remesas a países como México, Guatemala, República Dominicana, Colombia, El Salvador, Honduras y Jamaica, que reciben la mayoría de las remesas de migrantes que trabajan en EEUU y el organismo multilateral calcula que los flujos de remesas hacia la región aumenten un 4,9% en 2021.

La importancia de las remesas

El analista financiero Roger López explicó que las remesas, son recursos de vital importancia para los distintos países que tienen una fuerte migración, pero que dependen de la situación económica de los países donde se generan esos recursos.

López consideró que a medida que los principales destinos que remiten las remesas, como España, EEUU y Chile, vayan económicamente mejorando el flujo de envío de dinero también lo hará, lo que beneficiará a las naciones receptoras de estos fondos, que en algunos casos como El Salvador representan el 25% de su Producto Interno Bruto.

Según el Banco Central de Bolivia (BCB) Bolivia recibió un 15% menos de remesas de trabajadores en el exterior durante la gestión 2020, con respecto al mismo periodo de 2019, debido a la paralización de las actividades económicas impuestas por la cuarentena del Covid-19.

Así, en 2019, el BCB registró que llegaron al país $us 1.318 millones, mientras que, el año pasado el monto fue de $us 1.116 millones. Las remesas provinieron principalmente de España, con un 40,6% de participación; EEUU con 20,7%; y Chile con 14,2%.

Por destino, las remesas llegaron principalmente a Santa Cruz, que se benefició con el 46,7%; seguido de Cochabamba, con el 29,5%; y La Paz, con el 11,1%, durante 2020.

De acuerdo con los datos oficiales, las remesas registraron el pico más alto en 2017 con un monto de $us 1.392 millones y el más bajo se registró en 2006, afectados también por la crisis económica, con un valor de $us 569 millones. En total de 2006 a 2020, el monto de las remesas que recibió Bolivia fue de $us 16.678 millones.




Comentarios