Escucha esta nota aquí






Los dos dígitos que alguna vez llegaron a tener las Reservas Internacionales Netas (RIN), son solo un recuerdo de la bonanza económica. Ahora, los números del Banco Central de Bolivia (BCB) indican que las RIN, al 14 de mayo, están en $us 4.764 millones con divisas por debajo de los $us 2.000 millones.

Así, al 7 de mayo de 2021, los depósitos en oro eran $us 2.504 millones y las divisas $us 1.921 millones. Cuando en 2018 eran $us 6.909 millones, lo que indica una caída del 72%, en tres años.

El hecho de que el efectivo que tiene el país para hacer frente a las importaciones o a cualquier eventualidad de sistema financiero privado, no supere los $us 2.000 millones, es motivo de preocupación para los economistas consultados, que consideran que urge impulsar todas las opciones para la generación de divisas y evitar una crisis sistémica.

Mauricio Ríos García, analista financiero, indicó que en la constitución de las RIN, alrededor del 50% corresponde al oro, que durante las dos últimas semanas tuvo un importante incremento en su valor, algo que se va a traducir positivamente en las RIN. Sin embargo, Ríos hace notar que la parte más importante de las RIN que está en la cuenta del BCB son las divisas (el dinero en efectivo), porque se utilizan para responder a cualquier eventualidad que hay en el sistema financiero, como así también pagar las importaciones que el Estado realiza.

Al respecto, desde el BCB hicieron notar que los $us 4.764 millones permiten cubrir siete meses de importación de bienes y servicios. También detallaron que en el primer trimestre de 2021, Bolivia registró un saldo comercial con un superávit de $us 339 millones, el cual comparado a similar periodo de gestiones previas es el más alto en los últimos siete años.

Por otro lado, los flujos de remesas familiares del exterior, a la misma fecha, alcanzaron a $us 338 millones, monto mayor en 18,5% con respecto al registrado en similar periodo de 2020, reforzando de esta manera las RIN.

Napoleón Pacheco, analista y docente de Economía en la Universidad Mayor de San Andrés, alertó que esta baja cantidad de divisas, que refleja la debilidad de la economía boliviana, debe hacer frente al cobro por los servicios de la deuda externa (intereses) de unos $us 800 millones y sugirió que lo más atinado es que el Gobierno reprograme los pagos de la deuda externa y de sus intereses.

El economista observó que el discurso del Gobierno de una economía que no toma en cuenta al mercado es falso, pues al no hacer nada están a la espera de que sea el mercado internacional, con la mejora de los precios de las materias primas, el que solucione los problemas que la actual administración de Luis Arce no puede.

¿Qué hacer?

El economista Germán Molina indicó que esta es una etapa delicada en donde el Gobierno debe buscar todos los mecanismos para captar divisas, una de ellas es la exportación, tanto la tradicional como la no tradicional, y en el caso de la última se deben dejar de lado los cupos y trabas, pues el Ejecutivo debe entender que los empresarios son los generadores de recursos económicos.

Molina resaltó que otra veta para captar divisas es la emisión de los Bonos Soberanos, por $us 3.500 millones, que el Gobierno tiene proyectado en su Presupuesto General del Estado, pero que hasta el momento no ha ejecutado.

Para Jaime Dunn, analista financiero, la caída continua de las divisas se debe a la normalización que se va dando en las importaciones y plantea que para subir las reservas urge atraer inversión extranjera y apoyar a los exportadores para que sean más competitivos, reduciendo los trámites burocráticos, las cargas tributarias y los costos laborales, tanto en el agro como en la industria, y apoyar la logística y transporte.


Tags

Comentarios