Escucha esta nota aquí


¿Hasta cuánto puede caer? Ésta parece ser la pregunta que perturba a los analistas y a las compañías especialistas en pronósticos, al concluir una jornada histórica. Ha sido la primera vez en su historia que el barril West Texas Intermediate (WTI) se desplomara para cerrar a precios negativos para ventas en mayo. Sin embargo, en Bolivia hay optimismo y los economistas prevén una mejora en el precio del crudo para junio.

El crudo, que se cotiza en EEUU, se desplomó hasta los -38 dólares el barril, debido el temor de que el mundo se está quedando rápidamente sin espacio para almacenar, luego de que fracasaran los recortes de producción acordados por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Así, la sobreoferta de petróleo frente a una estrepitosa caída de la demanda, provocada por la crisis del coronavirus, golpearon a la materia prima.

No sucedió lo mismo con el petróleo Brent, de referencia en Europa, cuyo barril cerró a $us 26,10, sumando todavía más esperanza a los analistas bolivianos.

El economista Alejandro Arana explicó que los precios tan bajos que se ven en todas las noticias son los contratos para entrega a mayo del WTI; sin embargo, los valores del mismo referente para entrega a junio son más altos.

Actualmente, el mercado del petróleo está en lo que se conoce como ‘mercado en contango’; es decir, cuando el precio spot (precio del mercado de entrega inmediata) de un producto o activo financiero es inferior al precio a futuro del mismo.
Por lo tanto, aunque las noticias son preocupantes, según Arana, no se debe causar pánico porque no reflejan el valor de largo plazo del petróleo.

En la misma línea, el economista José Gabriel Espinoza, director del Banco Central de Bolivia (BCB), dijo que el valor negativo del WTI se trata del precio de una jornada y se estima que en los próximos días la cotización volverá a subir en la medida que vayan concluyendo las cuarentenas, entonces los lugares donde se almacene el petróleo volverán a estar vacíos. 

La sobreoferta de petróleo obliga a regalar el producto, y las compañías incluso están pagando para que se retire el crudo por la falta de espacios, lo que genera una tasa negativa, explica el analista Luis Fernando García. 

Sin embargo, se espera que para junio concluya el aislamiento de manera gradual impulsando las ventas de combustibles.

Se enfrentará con créditos
Aunque la cotización del petróleo impactará recién a fines del segundo trimestre de 2020 en los ingresos por las exportaciones bolivianas de gas, el ministro de Economía y Finanzas, José Luis Parada, adelantó hoy lunes que hará frente a esta situación cubriendo los desfases y viabilizando créditos.

“Vamos a trabajar en todo lo que es cubrir estos desfases que se están presentando y lo haremos mediante normas, créditos y algunas medidas que permitan en el mediano plazo equilibrar el tema de Presupuesto General del Estado”, dijo la autoridad en conferencia de prensa.

Tras la reunión de gabinete ministerial, Parada manifestó su preocupación con este problema, que no solo afecta a Bolivia, sino a todas las economías del mundo, empero dijo que el Poder Ejecutivo está elaborando un plan para enfrentar este desafío.

“La noticia de hoy es un problema que afecta a nivel mundial. Los únicos beneficiados son los consumidores, estamos revisando todo lo que es la proyección de los ingresos”, justificó la autoridad. 

Para el economista Luis Fernando García la liquidez disminuye, por lo que se debería restringir el gasto, pero cree que ello no sucederá porque las necesidades son grandes al enfrentar una emergencia sanitaria y si no hay dinero la sociedad puede convulsionar.

En tanto que el presidente del Colegio de Economistas de Bolivia, Jorge Akamine, señaló que el efecto en la caída del petróleo será directamente a los ingresos operativos y también en la coparticipación del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), pero indicó que se puede amortiguar la caída con la disminución en el gasto por subsidio de la gasolina y diésel.

Mientras Espinoza precisó que la cotización del crudo afectará al próximo trimestre, siempre y cuando éste valor se sostenga a lo largo del tiempo. “No significa que no afectará, el Brent está en torno a los $us 26 y es probable que no cerremos por encima de los $us 35, lo que influirá en los ingresos por hidrocarburos, ¿cuánto? No sabemos, porque dependerá de la demanda de los mercados externos”, agregó el director del BCB.