Escucha esta nota aquí

Mauricio Claver-Carone, el nuevo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), tiene la intención de detonar una inversión de hasta $us 50.000 millones para América Latina.

Para ello, ejecutará un plan basado en tres pilares:

Capitalización. Se buscará que los accionistas contribuyan con más recursos para financiar proyectos en el continente.

Coordinación de esfuerzos. Se pretende aumentar el rendimiento y el efecto multiplicador de las inversiones a través de la coordinación con organismos como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional.

Repatriación de inversiones desde Asia. Se prevé que puedan regresar flujos por entre $us 30.000 y 50.000 millones.

“Creo que ya está aceptado universalmente que es mejor que las empresas estén acá, en el hemisferio occidental, en las Américas, a que estén lejos, allá en Asia”, dijo Claver-Carone.

Antes de ser electo como presidente del BID, Claver-Carone era asistente adjunto del presidente y director principal para Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional para Estados Unidos. También fue profesor de Derecho en la Universidad Católica de América y la Universidad George Washington.