Escucha esta nota aquí

El hecho se descubrió en septiembre de 2017 y tres años después, el caso aún se encuentra en su etapa preparatoria. El millonario desfalco al Banco Unión sigue siendo investigado y se estima que en las próximas semanas la Fiscalía emita la acusación para que se pueda comenzar con el juicio oral.

Javier Flores, uno de los fiscales que integra la comisión que indaga los hechos, dijo a EL DEBER que ya culminan las pesquisas, explicando que la dilatación de la causa se debe al cambio de investigadores, peritos y las contradicciones en las declaraciones de los involucrados.

Son 34 los procesados, seis de ellos con detención preventiva y nueve con arresto domiciliario. Los principales involucrados son Juan Pari, el exjefe de operaciones de la entidad financiera, que comenzó a retirar cuantiosas sumas de dinero desde 2016, pero también Luciana Regina Cagnola, su expareja sentimental, y Alexis C., su amigo.

“El hecho que cometieron debe adecuarse a un tipo penal, estamos en esa etapa. Últimamente se han recibido ampliaciones de declaraciones, ampliación de imputación, a objeto de establecer la participación y cómo se generó este hecho”, dijo el fiscal en entrevista telefónica.  

Se amplió la imputación a la presunta comisión de delitos de incumplimiento de deberes, peculado, asociaciones ficticias, uso indebido de influencias, legitimación de ganancias ilícitas e inclusive receptación proveniente de delitos de corrupción, pero también se descubrió que Pari mintió en la declaración jurada de bienes que realizó, razón por la que se abrirá otro proceso en su contra.

Flores también anticipó la realización de un careo entre los procesados, debido a las contradicciones en las que incurren, sin especificar la cantidad de dinero y bienes que fueron recuperados de las diferentes intervenciones realizadas por la Fiscalía y la Policía.

“Tenemos secuestradas algunas movilidades, seguimos en la investigación, no podemos dar una calificación que determine, cuando concluya la investigación sabremos con claridad cuánto del dinero se ha recuperado”, sostuvo.

Pari permanece en la cárcel de San Pedro de La Paz. Su padre, que también estaba en ese recinto, perdió la vida por Covid-19, mientras que Luciana Cagnola se encuentra en el Centro de Orientación Femenina de Obrajes, y su defensa solicita su liberación.

El desfalco llegó a Bs 36,6 millones, cubiertos, en abril de 2018, por una aseguradora.